Tu piel tiene memoria

La exposición solar inadecuada y sin protección se acumula en nuestra piel y perdura en ella de por vida

#PielesConMemoria

Descargar Guía

¿Cómo identifico mi tipo de piel?

Cada tipo de piel reacciona distinto a los efectos del sol. Identifica cuál es la tuya y cómo protegerte.

Tipo I

Piel muy clara y ojos claros.

Se queman con facilidad. Son susceptibles de sufrir carcinoma basocelular, de células escamosas y melanoma. Deben cuidarse de la exposición solar y usar protector solar de al menos 30 FPS.

Tipo II

Piel clara y ojos claros.

Se quema, no se broncea. Riegos: Carcinoma basocelular, de células escamosas y melanoma. Usar protector solar de 30 FPS.

Tipo III

Ligeramente morenos.

A veces se quema, a veces se broncea. También tiene riesgo de cáncer de piel. Usar un FPS mínimo de 15.

Tipo IV

Morenos.

Se broncean fácilmente. Aunque su riesgo de cáncer de piel es menor, no debe olvidar la prevención de un protector solar de 15 FPS, como mínimo.

Tipo V

Muy morenos.

Se broncean sin quemarse. Riesgo: melanoma lentiginoso acral en partes del cuerpo no expuestas al sol. Usar protector solar de 15 FPS

Tipo VI

Raza negra.

No se queman pero no quedan exentos de desarrollar cáncer de piel. Riesgo: Melanoma lentiginoso acral. También debe usar protector solar.

¿Cómo me protejo del sol?

Los rayos UV traspasan el agua, las ventanas y la ropa. Afortunadamente son muchas las formas que tenemos de protegernos de los riesgos de cáncer de piel.

Ropa especial

Tienen un factor de protección a la radiación ultravioleta (UPF). Si la etiqueta indica 1800 UPF significa que solo permite que 1/1800 de rayos ultravioleta lleguen a la piel.

Ropa adecuada

Las telas gruesas, camisas manga larga, pantalones y faldas largas protegen mucho más. Igual los colores oscuros. Si puedes ver la luz a través de la tela, los rayos UV también lo harán.

Lentes de sol

No escatimes en su calidad, invierte lo necesario en la protección de tus ojos y la piel de tus párpados. Debes protegerlos al 100% de los rayos UVA y UVB.

Sombra

Sigue siendo la opción más segura. No te confíes de cualquier toldo o sombrilla, los rayos UVB y UVA pueden penetrar esos tejidos.

Sombreros

Deben cubrir las orejas, los ojos, la frente, la nariz y estar recubiertos con una tela oscura. La gorras, por ejemplo, no protegen las orejas ni el cuello.

Protector Solar

Hay muchos en el mercado, se recomienda escoger uno con FPS mayor a 30 que proteja contra los rayos UVA y UVB. Se debe reaplicar cada dos horas.

¿Qué otras medidas puedes tomar para cuidarte? Si quieres reducir tu exposición al sol y prevenir el cáncer de piel, visita nuestro blog.

Ir al blog

¿Cómo identificar un lunar cancerígeno?

Hemos preparado una guía completa sobre los lunares, sus formas, zonas frecuentes y señales de riesgo.

Descárgala aquí
cta-guia-piel

¿Cómo se trata el cáncer de piel?

Estas son las tres maneras de tratar el cáncer de piel.

Radioterapia

Usando rayos X de alta energía y otros tipos de radiación, se destruyen las células cancerosas impidiendo que se reproduzcan. Para el tratamiento del cáncer de piel se utiliza la radioterapia externa con máquinas especializadas se especializa en optimizar la dosis precisa para dirigirla hacia el tumor minimizando los efectos en los tejidos que lo rodean.

Cirugía

Se hace una escisión simple para extirpar el tumor y un poco del tejido circundante. También puede extirparse en capas delgadas a través de la cirugía micrográfica de Mohs.

Hay otras opciones quirúrgicas como la crioterapia en el cual se utiliza un instrumento para congelar y destruir el tejido de un tumor, o la cirugía láser en la cual se usa un rayo de luz intensa que funciona como un bisturí para remover lesiones superficiales sin sangrado.

Para la extracción de lesiones en la capa superior de la piel puede utilizarse un disco giratorio o pequeña partículas en movimiento que desprenden las células de la piel en lo que se conoce como dermoabrasión.

Quimioterapia

El tipo de quimioterapia prescrita dependerá del tipo de cáncer de piel. Para tratar el carcinoma de células basales y el de células escamosas se puede utilizar una quimioterapia tópica, aplicando en la piel una crema o loción con los medicamentos que actuarán sobre la lesión. En el caso del melanoma, se utiliza la quimioterapia tradicional como tratamiento sólo en los casos en los cuales no pueda extirparse mediante cirugía y el cáncer se haya propagado a los ganglios linfáticos.