Te ayudamos a prevenir, identificar y luchar contra el cáncer. Afíliate hoy y adquiere la protección que necesitas.

Afíliate aquí
0 %   l e í d o

15/03/2022 - Léelo en 6 min.

3 diferencias que no sabías entre un bloqueador solar y protector solar

Dr. Martín Falla
Cirugía Oncológica de mamas, piel y tejidos blandos.

Index de contenidos:

La luz solar muchas veces puede resultar beneficiosa para el organismo. Energía, vitaminas y un sistema inmunológico más fuerte son algunas de las ventajas que esta te brinda. Sin embargo, es importante recordar que la exposición exagerada al sol te deja vulnerable a los rayos UV y puede desarrollar, como consecuencia, arrugas y cáncer de piel.

Beneficios de los rayos solares

Efectivamente, los rayos solares tienen muchos beneficios para nuestra salud. De hecho, los rayos solares activan la vitamina D, que es muy buena para nuestros huesos. También aumenta los glóbulos blancos, y con ello, fortalece nuestras defensas. Y mejora nuestros niveles de grasa en la sangre, y dilata nuestras arterias, lo que también redunda en una buena circulación. Finalmente, el sol nos ayuda a producir serotonina, la hormona de la felicidad. Por lo que el sol nos hace más felices.

¿Qué son los rayos solares?

Los rayos solares son en realidad Rayos Ultravioleta (UV), una forma de radiación que puede penetrar la piel y dañar nuestras células. De hecho, el bronceado no es otra cosa que el efecto de la radiación en nuestra piel: células muertas y dañadas. En caso más severos, los UV pueden causar quemaduras, algunas veces graves. Mientras que las exposiciones prolongadas pueden, en la edad adulta, manifestarse en forma de lesiones que pueden derivar en cáncer de piel

Por eso es muy importante no tomar el sol a la ligera. Aunque el día parezca nublado, los rayos ultra violeta nos afectan igual. Además, la protección natural de nuestra atmósfera se debilita cada año, y la radiación se hace cada vez más fuerte, en especial en la zona ecuatorial. Por eso, los especialistas recomiendan usar protectores y bloqueadores solares a lo largo de todo el año, en especial las personas con piel clara, que son las de mayor riesgo.

diferencias entre el bloqueador y protector solar

Tipos de rayos ultravioleta

La radiación UV se clasifica en tres tipos: ultravioleta A (UVA), ultravioleta B (UVB) y ultravioleta C (UVC). Estos tipos se organizan de acuerdo a su longitud de onda. Lo que tienes que saber, es que los UVB y UVC son mayormente absorbidos por la capa de ozono, por lo que la mayor parte de los Rayos Ultravioleta que llegan a la Tierra son UVA. Esta penetra la piel más profundamente y se mantiene durante casi todo el año.

Distintos tipos de protección

La toma de conciencia sobre los riesgos de los UV ha creado toda una gama de productos para protegernos de sus efectos. Desde ropa hasta lentes de sol, hay un gran cantidad de productos para reducir los efectos de los UV. La ropa, por ejemplo, tiene ahora protección, así como las telas con que se hacen carpas y toldos. Los lentes de sol también tiene esta protección, clave para evitar quemaduras que puedan dañar nuestros ojos. 

Protectores y bloqueadores

Hay cremas, geles, sprays… Existen protectores solares de diferentes tipos. Cada uno funciona para casos y situaciones distintas. Las cremas, por ejemplo, se usan sobre la piel seca, mientras que los geles van bien en las áreas de la piel donde hay pelo. Los sprays, por su parte, son los menos funcionales, ya que a veces resulta difícil saber si se han aplicado lo suficiente; además, a veces quedan flotando en el aire y nos arriesgamos a respirarlos. 

Los protectores y bloqueadores solares son los aliados para cuidar la piel diariamente de los daños, reduciendo los factores de riesgo de los rayos UV. Pero, ¿sabías que no son lo mismo? Aprende a diferenciarlos y elegirlos convenientemente según los siguientes tips. ¿En qué se diferencia un bloqueador solar de un protector solar? 

  1. 1. Propiedades

Los bloqueadores solares son espesos al tacto y usualmente de color blanco. Los protectores suelen ser transparentes e invisibles al aplicarlos, lo que provoca que se difuminen más rápido y deban utilizarse nuevamente. Esto se debe a que los bloqueadores incluyen entre sus ingredientes óxido de zinc u óxido de titanio, lo que les da su consistencia.   

  1. 2. Protección

Los rayos ultravioleta UVB y UVA pueden causar daño a la piel. Los UVB son absorbidos por la epidermis (capa externa de la piel); y los UVA, llegan hasta capas de piel más profundas. Los bloqueadores protegen la piel tanto de los rayos UVA como UVB. Los protectores protegen contra los rayos UVB, pero no todos ofrecen protección contra la radiación UVA.

espalda con bloqueador solar

A tener en cuenta

Todas las personas, especialmente los niños, necesitan protegerse de los UV. De hecho, la Academia Americana de Dermatología (AAD) recomienda, independientemente de su color de piel, que todos los niños utilicen protector solar con un Factor de Protección Solar (FPS) de 30 o más. Ciertamente, aunque las personas de piel oscura tienen más melanina —sustancia que protege a la piel—, el bronceado ya es un indicador de lesión en la piel. Es decir, todos debemos usar protección.

Además, debes tener en cuenta que los bebés menores de 6 meses no se deben exponer al sol. Por ello, cuando salgan al exterior, los niños y niñas deben usar una ropa ligera que les cubra por completo sus brazos y piernas. Adicionalmente, deben llevar una gorra con visera. En caso sea inevitable, pueden usar una pequeña cantidad de protector solar en sus manos y cara.

familia jugando en la playa

¿Cómo aplicar correctamente protector y bloqueador solar?

Los protectores se deben aplicar 30 minutos antes de exponerse al sol para que la piel absorba los químicos protectores. Se deben volver a aplicar luego de nadar o sudar, incluso si el producto es a prueba de agua. El bloqueador es efectivo siempre que se aplique uniformemente. Como su composición le permite permanecer en la superficie de la piel, se puede untar inmediatamente antes de la exposición al sol.

Recomendaciones

  • No aplicar ninguno de los dos productos cerca a los ojos.
  • Ambos productos garantizan la disminución de problemas estéticos o de salud como la aparición de manchas y arrugas o enfermedades como el cáncer, siempre que sean utilizados correctamente al efectuar actividades cotidianas durante las distintas épocas del año y en todas las etapas de la vida.
  • Usa abundante protector solar. De hecho, los dermatólogos recomiendan aplicar una onza (aproximadamente 30 ml) para cubrir la piel expuesta al sol.
  • Aplica el protector solar con frecuencia, aproximadamente cada 2 horas.
  • El agua refleja e intensifica los UV. Por ello, quienes se bañan con frecuencia necesitan una protección duradera. Los protectores resistentes al agua duran hasta 80 minutos dentro del agua —algunos también son resistentes al sudor—. Sin embargo, aunque la etiqueta del protector señale que es resistente al agua, tenemos que asegurarnos de volver a aplicarlo al salir del agua.
  • La vida útil de un protector solar no es mayor de tres años. Por lo que no tienen mayor sentido hacerlo durar tanto. Una vez que han pasado los tres años, puedes deshacerte de tu frasco. 

Ahora que ya sabes las diferencias entre el bloqueador y protector solar, toma nota de los consejos y no te olvides de ninguno de ellos. Recuerda que proteger tu piel de manera efectiva asegurará tu diversión este verano. Ya no hay excusas para quedarse en casa.

¿Tu familia ya cuenta con un programa oncológico? Asegura su futuro con prevención.

Nueva llamada a la acción

Referencias:

American Academy of Dermatology (s.f.). FDA 2011 Sunscreen Regulations Talking Points.

Quatrano, Nicola & G. Dinulos, James (2013). “Current Principles of Sunscreen use in Children”. Vol. 25, No. 1


Obtén de forma actualizada todos nuestros artículos, podcasts, transmisiones en vivo y videos

Artículos relacionados