Tu lucha, mi lucha

Te acompañamos en cada momento de tu vida y te ayudamos a cuidar tu salud.

x

Conoce los alimentos que debes evitar consumir en exceso

Mg. Ingrid Pérez

Nunca antes nuestra alimentación estuvo más relacionada al cáncer que ahora. Cada vez más estudios demuestran una relación estrecha entre nuestra dieta y el riesgo de desarrollar diferentes tipos de neoplasia. ¿Existen alimentos cancerígenos? ¿Podemos incluir en nuestra dieta alimentos para prevenir el cáncer?

 

Pensemos en lo que comemos durante el día. Una dieta rica en grasas y carnes, pero baja en cereales, fruta, vegetales y fibra está asociada con el incremento del riesgo de sufrir cáncer colorrectal y de mama.

“Para prevenir el cáncer debemos evitar en la medida de lo posible alimentos industrializados, refinados con azúcares añadidos y ricos en grasas saturadas y trans”, comenta la nutricionista de Oncosalud Ingrid Pérez.

 

 

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que nuestro estilo de vida puede aumentar las defensas en nuestro organismo. Sobre el cáncer va más allá: en las últimas décadas, se ha comprobado que el cambio hacia una alimentación saludable ha reducido la tasa de mortalidad de este mal[3] . Pero no todas son buenas noticias.

 

¿Qué debemos evitar consumir para cuidar nuestra salud?

La relación es clara para la OMS: la falta de vegetales y frutas en nuestra alimentación produce sobrepeso y obesidad, principal factor de riesgo del cáncer de mama (postmenopáusico), de útero y de colon. Asimismo, el alcohol y el cigarrillo son las principales causas de carcinomas mortales como el de estómago, hígado, páncreas, pulmones, entre otros.

alimentos cancerigenos

 

Si de hacer una lista se trata, la doctora Pérez es clara. Estos son los alimentos que debemos evitar o consumir con precaución:

  • Embutidos.
  • Mantequilla y margarina.
  • Comidas rápidas.
  • Bebidas industriales como gaseosas o refrescos.
  • Productos que incluyan la grasa o nata de los lácteos (helados de crema, postres o quesos amarillos).
  • Alimentos que contengan alto contenido de colorantes y/o preservantes.
  • Alimentos con alto contenido de azúcar añadida.

La carne roja ¿es saludable o no es saludable? 

Se comenta casi como una leyenda urbana que las carnes rojas aumentan la posibilidad de desarrollar cáncer en el organismo. La última gran controversia sobre el tema se desató cuando un consorcio privado de especialistas en nutrición llamado NutriRECS publicó un estudio en el que asegura que existe poca evidencia científica que respalde que el consumo de carnes rojas y procesadas afecte la salud.

 

Esto provocó la respuesta inmediata del World Cancer Research Fund (WCRF), que ante la polémica desatada en redes sociales, recalcó su recomendación principal sobre el tema: se debe limitar el consumo de carnes rojas a entre 350 y 500 gramos a la semana si queremos minimizar el riesgo de sufrir de cáncer.

“La carne procesada (tocino, salami, algunas salchichas como el frankfurter y el chorizo) fueron clasificadas por la Organización Mundial de la Salud en el 2015 como carcinógenas en primer nivel”, precisa Susannah Brown, Jefa de Investigación de Evidencia e Interpretación del World Cancer Research Fund.

 

embutidos

El consumo de carnes rojas (de vaca, cerdo, cordero y cabra) está asociado al riesgo de sufrir cáncer de colon y recto. Este dato es confirmado por el reporte del World Cancer Research Fund 2007, en el que se incluye además a los procesados. ¿Cuántas veces a la semana comemos alguno de estos alimentos?

 

La nutricionista de Oncosalud Ingrid Pérez explica que el problema es la forma y la cantidad en la que solemos comer la carne roja.

“Usualmente se consume bajo preparaciones inadecuadas como frituras o ahumados, lo que eleva su grado de contaminación. La cantidad adecuada depende de cada persona, pero no debería exceder los 120g por vez de consumo, respetando el total mencionado (350g)”.

 

En cuanto a las carnes procesadas su preocupación es mayor. 

"Estas incluyen sustancias químicas que no son saludables para el cuerpo, además de grasa saturada, la cual condiciona un ambiente inflamatorio para el cuerpo”, agrega la especialista.

 

Siguiendo las recomendaciones sobre la cantidad de carne a la que debemos limitarnos, Pérez agrega que la forma correcta de incluirla en nuestra dieta es “en preparaciones caseras y guisadas”. Siempre acompañadas de vegetales.

 

¿Por qué el alcohol y los cigarrillos aumentan el riesgo de cáncer? 

Tomar unas cervezas de vez en cuando nos parece inofensivo. Definirnos como “bebedores sociales” puede hasta ser algo interesante. Sin embargo, hay evidencia científica de que el consumo de bebidas alcohólicas incrementa el riesgo de sufrir cáncer de boca, faringe y laringe, esófago, hígado, colon, mama (pre y postmenopáusico) y estómago. ¡Salud!

 

Pongámoslo en números: tomar dos o más bebidas alcohólicas al día incrementa el riesgo de cáncer de colon y recto. Y cuando bebemos tres o más al día se incrementa la posibilidad de sufrir cáncer de estómago o hígado. Esto según información oficial del World Cancer Research Fund. Para prevenir el cáncer, es mejor evitar el alcohol.

 

Un dato curioso: la ciencia ha determinado también que el consumo de bebidas alcohólicas ayuda a protegernos contra el cáncer de riñón, pero esto es opacado por su papel determinante en el incremento de muchos otros tipos de cáncer.

cigarrillo y alcohol

 

Si de humo hablamos, las cifras del tabaco son aún más estremecedoras que las de el alcohol. El cigarrillo mata a 7 millones de personas en el mundo cada año, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud. ¿Cuánto daño en nuestro organismo puede causar el simple acto de fumar?

 

Uno de los estudios más largos realizados es el British Doctors Study (llevado a cabo durante un amplio periodo de tiempo en el mismo grupo de personas), el cual se llevó a cabo entre 1951 y 2001. La OMS recuerda que ésta fue la investigación que produjo por primera vez pruebas estadísticas de que fumar tabaco causa cáncer al pulmón.

 

Queda claro que fumar puede llegar a ser fatal, pues no solo aumenta el riesgo de sufrir cualquier tipo de cáncer, sino que “aumenta el riesgo de desarrollar y morir de muchos de ellos”, de acuerdo con una investigación realizada por José Manuel Ordóñez Mena publicada en el 2016.

Estilo de vida saludable para prevenir el cáncer 

¿Qué debemos comer para protegernos del cáncer? El reporte del World Cancer Research Fund del 2007 estima que el 35% de la incidencia de cáncer en el mundo es atribuible a la comida, nutrición e inactividad. Esta investigación detalla cómo ciertos alimentos pueden protegernos y disminuir la posibilidad de sufrir cáncer en el futuro.

 

Un primer grupo de alimentos contra el cáncer está constituido por las:

  • Frutas (especialmente las antioxidantes como arándanos, moras, granada)
  • Los cereales especialmente de grano entero e integrales
  • Legumbres
  • Vegetales “verdes” como el brócoli.

 

Lo importante, como suelen decir nuestras madres, es que nuestro plato tenga “color”.

 

“Es especialmente importante la variedad [en el consumo de vegetales] ya que cada [alimento de] color posee una vitamina o mineral diferente”, explica Ingrid Pérez. “Todas las verduras y legumbres contienen fibra, que contribuye a mantener nuestra flora intestinal en balance, mejoran la digestión y regulan el apetito; pero además de ello, estimulan nuestro sistema inmune para un mejor trabajo y diferenciación de sus células”.

 

 

Te invitamos a conocer los planes de Oncosalud en este enlace.

 

Referencias:
 
Yang, Ch. (2016). Lessons Learned from cancer prevention studies with nutrients and non-nutritive dietary constituents. Ernest Mario School of Pharmacy, New Jersey.
 
Ordóñez, J. (2016). Quantification of the smoking associated to cancer risk. BMC Medicine.
 
Organización Mundial de la Salud. (2012). Mortality Attributable to Tobacco. WHO Global Report.
 
 
 

 

Tu lucha, mi lucha

 

Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín y recibe recomendaciones
de prevención, tratamientos, alimentación y señales de riesgo del cáncer
.