Tu lucha, mi lucha

Te acompañamos en cada momento de tu vida y te ayudamos a cuidar tu salud.

x

Cáncer de pulmón

Dr. Manuel Villarán

Gerente de Proyectos Médicos.

febrero 3, 2020 7 min lectura

El cáncer de pulmón inicia en las células de las vías respiratorias, los bronquios. Las células se degeneran y se multiplican de forma que no se puede controlar. Se dividen mucho más rápido y destruyen con su crecimiento el tejido sano. Es uno de los tipos de cáncer más comunes a nivel mundial.

El cáncer de pulmón se divide en dos tipos principales en función del tamaño y apariencia de las células malignas: el cáncer pulmonar de células pequeñas, también llamado microcítico, y el de células no pequeñas, llamado no microcítico.

Esta diferencia condiciona el tratamiento. Mientras que el primero generalmente puede ser tratado con radiación y quimioterapia, el segundo es tratado mediante quimioterapia, radiación, cirugía, láser y, en casos especiales, terapia fotodinámica.

Cáncer de pulmón no microcítico

Esta forma de cáncer de pulmón se reproduce lentamente y produce metástasis de manera más pausada que el cáncer de pulmón microcítico. Las probabilidades de curarse y la esperanza de vida son mucho más altas en el cáncer de pulmón de tipo no microcítico.

Se pueden dar en diferentes zonas del pulmón. Dependiendo del tipo de células de las que se trate, se puede clasificar en:

  • Carcinoma escamoso. Se da aproximadamente en el 40% de los casos. Es la principal forma de cáncer de pulmón.
  • Adenocarcinoma. Se produce en el 35% de los casos de cáncer de pulmón. Es el principal cáncer de pulmón en los no fumadores.
  • Carcinoma de las células grandes. Es, por lo general, poco frecuente y se da en el 10% de los casos de cáncer de pulmón.

Cáncer de pulmón microcítico

Este tipo de cáncer de pulmón se da en el 15% de los pacientes. El cáncer de pulmón microcítico crece de forma rápida, es sumamente agresivo y produce metástasis con rapidez. El pronóstico es peor a comparación del cáncer no microcítico. En cerca del 80% de casos, los médicos descubren en el primer diagnóstico zonas con metástasis en otros tejidos.

pulmon interno con tumores

¿Cómo se ocasiona el cáncer de pulmón?

Las principales causas del cáncer de pulmón, y del cáncer en general, incluyen carcinógenos tales como el humo que proviene del cigarrillo, radiación ionizante e infecciones virales. 

La exposición agresiva a estos agentes puede llegar a causar cambios sobre el ADN de las células, acumulándose progresivamente alteraciones genéticas que transforman el epitelio que reviste los bronquios del pulmón. A medida que el daño se hace más extenso, las posibilidades de desarrollar cáncer crecen considerablemente.

La gran mayoría de las personas fumadoras no desarrollan cáncer de pulmón y no todos los pacientes con cáncer de pulmón fuman. El cáncer de pulmón puede afectar a todas las personas. De hecho, la mayoría de las personas que actualmente desarrollan cáncer de pulmón dejaron de fumar años antes o nunca lo hicieron.

El cáncer pulmonar es más común en adultos mayores y es poco común en personas menores de 45 años. Los siguientes factores pueden incrementar el riesgo de cáncer pulmonar:

  • Tabaco. Es la principal causa de este mal, tanto para fumadores como no fumadores. Dejar de fumar reduce de manera significativa el riesgo de contraer otras enfermedades relacionadas con el tabaco, como la bronquitis crónica y las enfermedades del corazón.
  • Efectos del radón. El radón es un gas radiactivo que se encuentra en las rocas y en el suelo. Al ser inodoro e invisible, la única manera de saber si uno está expuesto al gas es midiendo sus niveles. Además, la exposición al radón combinada con el cigarrillo aumenta significativamente el riesgo de contraer cáncer de pulmón.
  • Exposición a carcinógenos. Las sustancias industriales están relacionadas con el cáncer de pulmón, de las cuales el amianto es tal vez la más conocida. No obstante, existen muchas otras, como el arsénico, el uranio, ciertos productos derivados del petróleo, etc.
  • Predisposición genética. El cáncer puede ser causado por cambios o mutaciones del ADN que activan oncogenes o los hacen inactivos a los genes supresores de tumores. Algunas personas, desafortunadamente, heredan mutaciones del ADN de sus padres, lo que aumenta en gran medida el riesgo de desarrollar cáncer.
  • Agentes causantes de cáncer en el trabajo. Existen personas con riesgo de padecer este mal en su trabajo; por ejemplo, mineros que inhalan minerales radiactivos como el uranio y trabajadores que están expuestos a productos químicos como el cloruro de vinilo, el arsénico, los productos derivados del carbón, el gas de mostaza y los éteres clorometílicos.
  • Marihuana. Los cigarrillos de marihuana contienen más alquitrán que los de tabaco. Al igual que el cigarrillo, el humo se inhala profundamente y se retiene en los pulmones por largo tiempo.
  • Inflamación recurrente. La tuberculosis y algunos tipos de neumonía, por lo general, dejan cicatrices en el pulmón. Estas incrementan el riesgo de que la persona desarrolle el tipo de cáncer de pulmón llamado adenocarcinoma.
  • Polvo de talco. Este polvo, en su forma natural, puede contener amianto. Algunos estudios llevados a cabo en trabajadores de mina y de molinos de talco arrojaron que tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón debido a la exposición al talco de calidad industrial.
  • Otros tipos de exposición a minerales. Las personas con enfermedades pulmonares causadas por la inhalación de algunos minerales también tienen un alto riesgo de padecer de cáncer de pulmón.
  • Contaminación del aire. Debido a la contaminación, en muchas ciudades el aire puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de pulmón; sin embargo, este riesgo es menor que el causado por la costumbre de fumar.

programas oncologicos nutricion sana

 

Síntomas del cáncer de pulmón

Los primeros síntomas de cáncer de pulmón pueden ser la dificultad para respirar, el dolor de pecho y la tos. Cuando la enfermedad se encuentra avanzada, los pacientes pierden generalmente mucho peso en poco tiempo y presentan expectoraciones, algunas veces con sangre. Además, les cuesta trabajo respirar y pueden presentar fiebre.

Sin embargo, estos primeros síntomas no son exclusivos del cáncer de pulmón y también pueden darse con un resfriado. Es por este motivo que el cáncer de pulmón se detecta generalmente tarde. Si los resfriados con tos se mantienen más de cuatro semanas, se debe comenzar un estudio de sospecha de cáncer de pulmón.

Cuanto antes se detecte este mal, mayores son las probabilidades de curarse. Las personas que deben tomar mayor importancia son los fumadores de más de 40 años.

Si el cáncer de pulmón se encuentra en un estado avanzado, existen muchas probabilidades de que se haya producido metástasis. Las más frecuentes son la metástasis en el cerebro, los riñones, los huesos y el hígado. Si llega a producirse metástasis en partes del sistema nervioso central, como el cerebro, se puede presentar lesiones en los nervios.

Los pacientes cáncer de pulmón muestran síntomas como fatiga, debilidad, pérdida de apetito, dolor de cabeza, náuseas, trastornos de la visión, pérdida del equilibrio o parálisis de una cuerda vocal o de una parte del cuerpo, cuando hay afectación cerebral.

Tratamiento del cáncer de pulmón

Existen diversos tipos de tratamiento del cáncer de pulmón que dependen del tipo de tumor del que se trate y del estado de la enfermedad. Los tumores microcíticos y no microcíticos de pulmón responden de manera diferente al tratamiento, a la quimioterapia en especial.

1. Tratamiento del cáncer de pulmón no microcítico (también llamado de células no pequeñas)

Si el carcinoma de pulmón se puede extirpar totalmente mediante una operación, existen muchas probabilidades de curación. La operación será posible siempre y cuando no exista metástasis. 

Si los ganglios linfáticos circundantes se ven amenazados o si el tumor se ha expandido por el tejido adyacente, puede que sea de mucha utilidad aplicar radioterapia luego de la operación.

En algunos pacientes, se propone primero la quimioterapia o radioquimioterapia. Esta última es una combinación de dos tratamientos: la radioterapia y quimioterapia. Permite disminuir el tamaño del tumor y proceder a una operación en la que es factible extirparlo con mayor sencillez. En estos casos, en medicina se habla del tratamiento neoadyuvante.

2. Tratamiento del cáncer de pulmón microcítico

Los pacientes con cáncer de pulmón microcítico a menudo no pueden someterse a una operación, puesto que, en la mayoría de los casos, en el momento del diagnóstico ya se ha producido metástasis a distancia del tumor. Además, es un tumor que está extendido por todo el pulmón, por lo que es imposible su extirpación por medio de la cirugía.

El cáncer de pulmón microcítico es un carcinoma básicamente sensible a la quimioterapia. Los fármacos empleados (citostáticos) pueden llegar a detener el crecimiento de las células cancerosas que se reproducen de manera rápida. Este tratamiento también actúa contra los tumores que se hayan producido en la metástasis a distancia.

En algunas oportunidades se emplea la radioterapia para tratar el cáncer de pulmón microcítico. La radioterapia puede combinarse con la quimioterapia y, de ese modo, calmar las molestias pulmonares ocasionadas por el tumor o llegar a detener la metástasis en los ganglios linfáticos. La radioterapia puede realizarse luego del tratamiento con quimioterapia.

El objetivo de la radiación es que también evite una posible metástasis cerebral; por ese motivo se aplica la radiación a la cabeza. Los médicos a menudo suelen aplicar este tratamiento, aunque aún no se haya dado una metástasis cerebral.

Además de estas medidas, se puede hacer una operación en caso de cáncer pulmonar microcítico si el tamaño del tumor aún es pequeño. Sin embargo, en este tipo de cáncer, este no suele ser el caso.

¿Cómo se previene el cáncer de pulmón?

La prevención de este mal es una medida tomada para reducir la posibilidad de que se presente cáncer. Al prevenir el cáncer, se aminora el número de casos nuevos de cáncer en un grupo o población. Si tenemos suerte, esto debería disminuir la cantidad de muertes producidas por el cáncer de pulmón.

A fin de evitar el comienzo de un cáncer nuevo, los científicos están analizando los factores protectores y los factores de riesgo. Todo lo que incrementa la posibilidad de presentar cáncer se denomina un factor de riesgo; todo lo que reduce la posibilidad de presentar cáncer se denomina un factor protector para el cáncer.

Algunos riesgos para el cáncer pueden prevenirse, pero otros muchos no; por ejemplo, tanto fumar como ciertos genes heredados son factores de riesgo para algunos tipos de cáncer, pero solo se puede evitar fumar.

El ejercicio y una alimentación sana pueden llegar a ser factores protectores para algunos tipos de cáncer. Al evitar los factores de riesgo y aumentar los factores protectores puede reducirse el riesgo, pero eso no significa que no se manifestará un cáncer.

En la actualidad se está estudiando distintas formas de prevenir el cáncer, como cambios en el estilo de vida o en los hábitos de alimentación. Se debe evitar factores que provocan cáncer y también tomar medicamentos para tratar una afección precancerosa o para evitar que se inicie el cáncer.

New call-to-action

 

Referencias: 

NCCN (2018). NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology (NCCN Guidelines). Lung Cancer Screening

Malhotra, Jyoti et al (2016). "Risk factors for lung cancer worldwide". Series Thoracic Oncology. CrossMark.

 

Tu lucha, mi lucha

 

Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín y recibe recomendaciones
de prevención, tratamientos, alimentación y señales de riesgo del cáncer
.