Tu lucha, mi lucha

Te acompañamos en cada momento de tu vida y te ayudamos a cuidar tu salud.

x

Accidente cerebro vascular (ACV): los signos de alarma

Dr. Manuel Villarán

Gerente de Proyectos Médicos.

7 min lectura

Algunos lo llaman derrame cerebral. Otros, infarto cerebral. Pero su nombre correcto es accidente cerebrovascular (ACV) y es una de las principales causas de mortalidad en el mundo. También es una causa importante de discapacidad a nivel global y nacional. De hecho, en el Perú, se estima que el 15% de todas las muertes prematuras son ocasionadas por el ACV.

 

Se trata de un déficit neurológico agudo que ocurre cuando disminuye el aporte sanguíneo a algunas partes del cerebro. Como consecuencia, dicha zona deja de funcionar de manera correcta, ya sea por un tiempo o permanentemente. Más adelante hablaremos de los síntomas del accidente cerebro vascular.

 

Los ACVs isquémicos pueden prevenirse en la mayoría de casos. Se puede empezar por tres simples consejos: ejercicio, buena alimentación y peso saludable. A continuación, se explican las causas del ACV, factores de riesgo y ocho consejos para ayudar a prevenirlo.

Tipos de ACV: isquémico y hemorrágico

Dependiendo de cómo se manifiesta, el accidente cerebrovascular puede ser de origen isquémico o de origen hemorrágico:

 

ACV isquémico

Ocurre cuando se tapa una de las arterias en una zona específica, lo que interrumpe el flujo sanguíneo al cerebro. Es el tipo más común: el 80% de los casos de ACV son isquémicos.

 

En este grupo se encuentra el Accidente Isquémico Transitorio (TIA por sus siglas en inglés), un problema que, simplemente, se resuelve solo. De hecho, la mayoría lo hace en menos de una hora y no dejan secuelas en la tomografía.

 

Sin embargo, sí se trata de un signo de alerta que hay que saber reconocer. ¿La razón? Si se sufre un TIA y no se consulta al médico, se puede generar un accidente más complejo.

derrame cerebral

 

ACV hemorrágico

Sucede, básicamente, cuando se revienta un vaso sanguíneo en el cerebro y ocurre una hemorragia. Este tipo de ACV puede ser más peligroso pero también es el menos frecuente (20% de los casos).

 

Su nivel de gravedad depende de dónde se produce la hemorragia y qué tan rápido progresa. El daño que genera en las células cerebrales no solo se mide en la mortalidad, sino también en las secuelas. En muchos casos, los pacientes quedan discapacitados o con una disminución en los años de su esperanza de vida.

¿Qué causa un ACV?

Tanto el accidente isquémico como el hemorrágico pueden tener diversas causas. En general, se puede decir que los riesgos para el corazón incrementan los riesgos de un ACV. En ese sentido, las causas de un accidente isquémico pueden ser las siguientes:

 

  • Cardioembolia. Se trata de un trombo que se forma dentro del corazón, viaja hacia la circulación cerebral y tapa una arteria.
  • Aterotrombosis. Los factores que se asocian a este escenario y aumentan el riesgo cardiovascular y de ACV son varios. Entre ellos, está el consumo de tabaco, la obesidad, el sedentarismo, la hipertensión, la diabetes, etc.
  • Trastorno arterial. Puede producirse por una arteriopatía que afecta a arterias perforantes, pequeñas, que van a la corteza cerebral. Ahí generan pequeños infartos en forma de lagunas, por lo que también se le llama infarto lacunar.
  • Causas poco habituales. Son situaciones que incrementan el riesgo de desarrollar trombosis. Son, por ejemplo, la anemia de células falciformes, la leucemia y enfermedades autoinmunes.
  • Causas indeterminadas. Cabe indicar que hay un porcentaje de casos en los que no se pueden definir las causas.

 

Por otro lado, la causa más frecuente de un ACV hemorrágico es la hipertensión arterial, factor que puede prevenirse. En los jóvenes la causa más común son las malformaciones arteriovenosas; en los adultos mayores, es la angiopatía amiloide cerebral.

 

Existen también otras causas, como las vasculares, coagulopatías (anomalías de la sangre), neoplásicas y abuso de drogas (cocaína o anfetaminas, principalmente).

 

¿Quieres cuidar tu corazón? Entonces debes conocer estos 4 números: https://blog.oncosalud.pe/4-numeros-que-debes-conocer-para-cuidar-tu-corazon

Factores de riesgo

Aunque hay factores de riesgo hereditarios, la mayoría sí se pueden controlar o eliminar por completo. A continuación, se presenta una lista de los factores que predisponen a sufrir un ACV.

  • La edad. A más años, mayor riesgo.
  • El sexo. Entre los adultos, los varones tienen mayor probabilidad de tener un ACV que las mujeres. Entre los adultos mayores, el riesgo es el mismo para ambos sexos.
  • Los genes. La predisposición para un ACV se incrementa si los progenitores lo sufrieron.
  • La condición médica. Hay mayor peligro si se tienen enfermedades como cáncer, enfermedad renal crónica y ciertas artritis. Igualmente, si se tienen arterias y venas anormales.
  • El embarazo. Durante la gestación y el postparto, se incrementa el riesgo de un ACV.

infarto cerebral

Síntomas de ACV

En cuanto a síntomas del accidente cerebro vascular, se debe tener especial cuidado en interpretar de manera correcta los síntomas. Un médico siempre es la fuente más adecuada para asesorarlo al respecto.

Entre los síntomas más conocidos está:

  • Intenso dolor de cabeza sin razón aparente y que no cede con medicamentos usuales.
  • Entumecimiento o debilidad en el rostro, en un solo brazo o en una sola pierna.
  • Confusión y problemas para hablar o comprender.
  • Dificultad para caminar.
  • Dificultad para ver con uno o los dos ojos.
  • Mareos y pérdida de equilibrio o coordinación.

 

¿Cerca de los 30 años? Estos son los chequeos que te debes realizar: https://blog.oncosalud.pe/cerca-de-los-30-estos-son-los-chequeos-que-debes-realizar

¿Es posible prevenir un ACV?

En la mayoría de casos, de acuerdo con un estudio médico, sí es posible. Hasta el 91% de los ACV isquémicos y el 87% de los hemorrágicos se deben a factores de riesgo modificables. Por ello, es necesario seguir las siguientes recomendaciones:

  1. No fume. Si fuma actualmente, debe dejar de hacerlo. Busque ayuda médica para abandonar este peligroso hábito.
  2. Controle el colesterol, la presión arterial alta y la diabetes. Visite al especialista para determinar si necesita medicamentos.
  3. Ejercítese diariamente. Por lo menos 30 minutos.
  4. Mantenga un peso saludable. Si le resulta difícil hacerlo por su cuenta, considere participar en un programa de pérdida de peso.
  5. Disminuya el alcohol. En este caso, menos es mejor.
  6. No use cocaína, ni consuma otras drogas recreativas.
  7. Coma sano. Su corazón se lo agradecerá y podrá controlar algunos de sus factores de riesgo. Consuma frutas, verduras y granos integrales, proteínas sin grasa como pollo, pescado, frijoles y legumbres. Elija los lácteos con menos grasa; evite la sal, las frituras y los alimentos procesados.
  8. Lea las etiquetas. Las grasas saturadas y las grasas hidrogenadas o parcilmente hidrogenadas son malas para la salud.

Prevención para una vida saludable

En suma, vale más prevenir y vivir de manera saludable que propiciar las condiciones para un ACV. Si desea empezar a ejercitarse, pruebe con una caminata tranquila por su barrio. Y luego realice ejercicios que le ayuden a prevenir enfermedades cardiovasculares, pues cuidando su corazón, cuidará también su cerebro. ¡A moverse!

 

 

Referencias:
 
Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. MedlinePlus (2019). Factores de riesgo accidente cerebrovascular. Recuperado de: https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000341.htm
 
Dávalos L. F. y Málaga G. (2014). El accidente cerebrovascular en el Perú: Una enfermedad prevalente olvidada y desatendida [carta]. Rev Peru Med
Exp Salud Publica. 2014;31(2):400-1. Recuperado de: www.scielo.org.pe/pdf/rins/v31n2/a40v31n2.pdf
 
Málaga G, De La Cruz-Saldaña T, Busta-Flores P, Carbajal A, Santiago-Mariaca K. (2018). La enfermedad cerebrovascular en el Perú: estado actual y perspectivas de investigación clínica. Acta Med Peru. 2018;35(1):51-4. Recuperado de: www.scielo.org.pe/pdf/amp/v35n1/a08v35n1.pdf
 
O'Donnell, M. & Chin, S. & Rangarajan, S. y otros (2016). Global and regional effects of potentially modifiable risk factors associated with acute stroke in 32 countries (INTERSTROKE): A case-control study. The Lancet. 388. 10.1016/S0140-6736(16)30506-2. Recuperado de:www.researchgate.net/publication/305384265_Global_and_regional_effects_of_potentially_modifiable_risk_factors_associated_with_acute_stroke_in_32_countries_INTERSTROKE_A_case-control_study

 

Tu lucha, mi lucha

 

Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín y recibe recomendaciones
de prevención, tratamientos, alimentación y señales de riesgo del cáncer
.