Te ayudamos a prevenir, identificar y luchar contra el cáncer. Afíliate hoy y adquiere la protección que necesitas.

AFÍLIATE AQUÍ CON 40% de Dscto.
0 %   l e í d o
Volver atrás

19/08/2021 - Léelo en 9 min.

¿Cómo identificar el cáncer cerebral infantil?

Oncosalud
Entidad oncológica especializada en prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Las células del cuerpo se renuevan constantemente. No hay nada más saludable que eso. El problema es que a veces algo se activa en ellas y crecen descontroladamente, generando un tumor. Si esto ocurre en el cerebro de un niño o niña, podría tratarse de un cáncer cerebral infantil.

 

 

 

 

Factores de riesgo en los niños y niñas

Algunas condiciones de salud y otros agentes externos aumentan las probabilidades de que un niño o niña desarrolle un tumor. La siguiente es una lista de enfermedades y hechos que podrían considerarse factores de riesgo1:

  • Exposición a la radiación. La mayoría de los tumores encefálicos causados por radiación se deben a que la persona se sometió a radioterapia en la cabeza, a fin de tratar otros cánceres.
  • Antecedentes familiares. Algunas enfermedades que se transmiten genéticamente se asocian a tumores encefálicos, como la enfermedad de Von Recklinghausen o la neurofibromatosis tipo 2 (NF2), la esclerosis tuberosa, el síndrome de Von Hippel-Lindau, entre otras.
  • Sistema inmunitario debilitado. Con esta condición hay un mayor riesgo de padecer linfomas del encéfalo o de la médula espinal (linfomas primarios del sistema nervioso central).
  • Factores con influencia incierta. Se han señalado algunos factores de riesgo que son controversiales, por ejemplo, el uso del teléfono celular. Sin embargo, no hay evidencia científica que pruebe un vínculo entre el teléfono móvil y los tumores cerebrales.

Tumor cerebral infantil más frecuente

Ahora bien, de todas formas, es conveniente usar estos aparatos con prudencia, ya que aún no se han realizado estudios de largo plazo (diez años o más), que apoyen o contradigan la tesis de que los celulares causan daño.

Además, la tecnología no para de cambiar, de manera que conviene tomar medidas de precaución. Una de ellas es reducir la exposición al celular usando el altavoz en vez de pegar el aparato a la oreja.

Por otro lado, algunas investigaciones han hallado una asociación entre la exposición al cloruro de vinilo, productos de petróleo, ciertas sustancias químicas y los tumores cerebrales infantiles. Sin embargo, otros estudios no han podido demostrar esta asociación.

También se ha manifestado un vínculo entre la exposición al aspartame, la exposición a los campos electromagnéticos de líneas de suministro eléctrico, los transformadores, infecciones y tumores del cerebro en niños y niñas. Aunque no hay evidencias convincentes, se sigue investigando.

En definitiva, los tumores cerebrales tienen su origen en genes o cromosomas anormales. Si bien se ha identificado ciertos factores de riesgos para que el tumor se desarrolle, pero no se sabe su causa. Los científicos continúan investigando2.

tumores cerebrales infantiles

Síntomas de cáncer cerebral infantil 

Es frecuente que los niños y niñas no perciban síntomas de los tumores cerebrales al inicio. Pero con el tiempo estos terminan haciéndose notorios, a veces en forma repentina y otras de manera gradual. El síntoma más común son los dolores de cabeza.

Pero no se trata de asustarse. Los niños y niñas pueden tener dolores de cabeza por diferentes motivos, en muy pocas ocasiones estos se deberán a un tumor encefálico. Para tener una idea, los tumores cerebrales tienen un patrón de dolor, el cual se describe a continuación3:

  •       Son fuertes al despertarse y luego se disipan.
  •     Se agravan al toser o hacer ejercicio o cambiar la posición del cuerpo.
  • Pueden presentarse al dormir y venir acompañados de vómitos o confusión
  •   No hay dolor, pero sí cambios mentales: en la personalidad y el comportamiento, falta de concentración, sueño, pérdida de memoria, dificultades para razonar.
  •   Vómitos frecuentes inexplicables, insensibilidad en un brazo o pierna, pérdida de audición y a veces vértigo, dificultad en el habla, problema repentino de la visión, problemas con el equilibrio, entumecimiento.

 

tumores cerebrales pediátricos

Diagnóstico del cáncer cerebral en los infantes

Frente a tales síntomas, el médico tiene motivos para sospechar de un tumor cerebral. Entonces, lo más probable es que mande realizar algunas pruebas de descarte. Con estas se sabrá si existe un tumor, si es benigno o maligno4:

  • Imágenes por resonancia magnética (MRI). Se usan ondas de radio e imanes para producir imágenes del interior del cuerpo, incluso de vasos sanguíneos, del flujo sanguíneo y la actividad en el encéfalo.
  • Tomografía computarizada (CT), tomografía axial computarizada (CAT). Emplea rayos X para producir imágenes. Ayuda a examinar los huesos que rodean el tumor.
  • Angiografía. Esta es una MRI o un CT especial que sirve para examinar los vasos sanguíneos dentro del encéfalo y alrededor de un tumor.
  • Tomografía por emisión de positrones (PET). Se inyecta una forma de azúcar en la sangre del niño o niña y, al observar en su interior con una cámara, si hay un tumor, el azúcar brillará.
  • Biopsia. El médico saca una muestra del tejido anormal para examinarla y determinar si es un tumor y, si lo fuera, de qué tipo.


tipos de tumores cerebrales

Tipos de tumores cerebral infantil

El tumor cerebral infantil más frecuente en los infantes es el glioma. Suele producirse en niños y niñas de entre 5 y 8 años de edad. En los niños y niñas se presenta el glioma de grado I, que es benigno y suele resolverse con una cirugía.

Sin embargo, lamentablemente, también hay gliomas de grado IV: el glioblastoma infantil. A diferencia del glioma de grado I, este tumor crece rápidamente y es maligno. Aproximadamente el 50% de los gliomas son glioblastomas, pero son más comunes en adultos, no en niñas y niños5.

Los meduloblastomas, por otro lado, son el tipo de cáncer cerebral infantil más común. Se manifiestan antes de los 10 años. Luego tenemos los ependimomas, que pueden ser benignos o malignos3.

Un tumor del sistema nervioso central (SNC) puede presentarse en el cerebro o en la médula espinal. Lo que hace es afectar los procesos de pensamiento y los movimientos. Operarlo es difícil, porque la mayoría de tejidos que lo rodean son vitales para el funcionamiento del cuerpo.

En niños, niñas y bebes la operación resulta más complicada aún. El motivo es que a esta edad el cerebro está en desarrollo. Los tumores del SNC más frecuentes en niños y niñas son astrocitoma, glioma del tronco encefálico, ependimoma, tumor de células germinales y meduloblastoma.

Tratamiento para combatir el cáncer cerebral infantil

La elección del tratamiento depende del tamaño y el tipo de tumor cerebral, así como de la salud del niño o niña. Pero por lo general, se opta por la cirugía en la mayoría de casos. Con esta se puede extraer totalmente el tumor o reducir la presión y aliviar los síntomas.

En los últimos 20 años se ha avanzado bastante en el tratamiento de estos tumores. Los procedimientos quirúrgicos permiten realizar cirugías menos invasivas6.

De otro lado, la quimioterapia se aplica ahora a blancos más dirigidos. Y la radioterapia funciona ahora con mayor focalización. El tratamiento de los tumores cerebrales pediátricos se basa en los tres elementos mencionados: cirugía, quimioterapia y radioterapia3.

Además, se usan medicamentos como corticosteroides para disminuir la inflamación; diuréticos para bajar el edema y la presión; anticonvulsivos para disminuir o prevenir las convulsiones y analgésicos3.

También puede ser necesario hacer fisioterapia y terapia psicológica. Sin duda, los padres requieren orientación para saber cómo abordar el tema con su hijo, cómo responder a sus preguntas y cómo calmar su ansiedad.

Los psicólogos recomiendan darle al niño o niña la información que solicita, de manera concreta y de acuerdo a la etapa que vive. Es decir, hablar de cada paso en la medida que se vaya dando, no adelantar información innecesariamente. La idea es no transmitir angustia.

Es importante que los niños y niñas tengan un diagnóstico y tratamiento oportuno, lo cual se logra llevándolos al médico en cuanto se presentan síntomas inusuales. Asimismo, evitar transmitirles angustia, más bien acompañarlos y mostrarles una actitud serena.

Haz click aquí para enterarte de más temas sobre salud. 

Referencias:

1.-American Cancer Society (2020). Factores de riesgo para tumores de encéfalo y tumores de médula espinal. Recuperado de: https://www.cancer.org/es/cancer/tumores-de-encefalo-o-de-medula-espinal/causas-riesgos-prevencion/factores-de-riesgo.html

  1. Stanford Children’s Health. Tumor cerebral en los niños. Recuperado de: https://www.stanfordchildrens.org/es/topic/default?id=tumores-cerebrales-90-P05856
  2. MedlinePlus (2019). Tumor cerebral – niños. Recuperado de: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000768.htm
  3. American Cancer Society (2018). Si su hijo tiene un tumor de encéfalo o de médula espinal. Recuperado de: https://www.cancer.org/es/cancer/tumores-de-encefalo-y-de-medula-espinal-en-ninos/si-su-hijo-tiene-un-tumor-de-encefalo-o-de-medula-espinal.html
  4. American Brain Tumor Association (2012). Glioblastoma y astrocitoma maligno.  Recuperado de: https://www.abta.org/wp-content/uploads/2018/03/glioblastoma-y-astrocitoma-maligno.pdf
  5. Elsevier (2011). Tumores cerebrales en pediatría. Estado actual del diagnóstico y tratamiento. Recuperado de: https://www.elsevier.es/es-revista-gaceta-mexicana-oncologia-305-articulo-tumores-cerebrales-pediatria-estado-actual-X1665920111022761

Últimos blog post

Artículos relacionados

Suscríbete

Obtén de forma actualizada todos nuestros artículos, podcasts, transmisiones en vivo y videos