Tu lucha, mi lucha

Te acompañamos en cada momento de tu vida y te ayudamos a cuidar tu salud.

x

Cuatro efectos de la sobreexposición solar en la piel

Dr. Manuel Villarán

Gerente de Proyectos Médicos.

enero 24, 2020 4 min lectura

A todos nos gusta el calor y la luz del sol. Nos hace sentir más alegres y llenos de energía. Nuestra piel utiliza la luz solar para producir vitamin D, que es importante para la formación normal de los huesos1. Sin embargo, la luz solar también puede ser perjudicial. La sobrexposición solar puede dañar de forma significativa la piel.

Debido a que todos estamos expuestos a la luz solar, en Oncosalud creemos que es importante dar a conocer los efectos dañinos de la exposición al sol. Pero primero, vamos a explicar las razones por las cuales esta puede ser dañina y cuáles son sus factores de riesgo.

¿Qué son los rayos UV?

La luz solar viaja a la Tierra como una mezcla de rayos visibles e invisibles, u ondas. Las ondas largas, como las de radio, son inofensivas para las personas. Pero las ondas cortas, como la luz ultravioleta (UV), pueden causar ciertos problemas. 

El más largo de estos rayos UV que alcanzan la superficie de la Tierra se llama rayos UVA. Los rayos más cortos se llaman UVB.

Los rayos UVA pueden penetrar de manera más profunda en la piel que los rayos UVB, pero ambos pueden afectar la salud de la piel. Cuando ingresan a las células dérmicas, alteran un proceso delicado que afecta el crecimiento de la piel y su aspecto2.

rayos uv verano

La piel tiene formas de prevenir y evitar este tipo de daño. La capa exterior de la piel elimina de forma constante las células dérmicas muertas y las reemplaza. Eso se observa con facilidad luego sufrir una quemadura solar: la piel empieza a pelarse, pero luego de una semana o dos volverá a verse normal.

Sin embargo, a medida que envejecemos, a la piel se le hace más difícil repararse. Con el tiempo, el daño de los rayos UV empezará a notarse en la piel y en su tejido conectivo subyacente. Ello puede dar a lugar a diversos problemas, que detallamos enseguida.

1. Quemaduras solares

Altas dosis de radiación UV mata a la mayoría de células dérmicas ubicadas en la capa superior de la piel. Y las células que no mueren, quedan dañadas. En su forma más leve, la quemadura solar consiste en un enrojecimiento de la piel, llamado eritema.

Esto ocurre poco después de la exposición a los rayos UV y alcanza su máxima intensidad entre 8 y 24 horas. Con el transcurso de los días, desaparece.

Pero una fuerte quemadura solar puede causar que a la piel le salgan ampollas y se pele. Esto no sólo es doloroso, sino que deja la nueva piel subyacente y más clara desprotegida e incluso más propensa a los rayos UV3.

quemaduras producto del sol

2. Arrugas

La exposición al sol promueve el envejecimiento prematuro de la piel, debido a una combinación de diversos factores. Los rayos UVB estimulan la proliferación de células en la capa exterior de la piel. A medida que más células se producen, la epidermis se endurece.

Por otro lado, los rayos UVA que penetran hasta las capas más profundas alteran el tejido conectivo: gradualmente, la piel pierde su elasticidad. Las arrugas, las bolsas debajo de los ojos y la piel caída son resultados comunes de esta pérdida de elasticidad.

mujer mirándose las arrugas

Un efecto que se observa con frecuencia en personas mayores es la sobreproducción localizada de melanina, que dan como resultado manchas oscuras.

programas oncologicos cancer de piel

3. Piel seca

La piel expuesta al sol puede perder gradualmente humedad y aceites esenciales. Esto provoca que luzca seca, escamosa, áspera y prematuramente arrugada, incluso en personas jóvenes.

4. Cáncer de piel

A lo largo de la vida, episodios constantes de quemaduras solares y exposición al sol sin protección puede incrementar el riesgo en algunas personas de desarrollar algún tipo de cáncer de piel, ya sea benigno o maligno.

  • Cáncer de piel no melanoma: Los carcinomas de células basales y de células escamosas, el principal tratamiento es quirúrgico. Los cánceres de piel no melanoma son más frecuentes en aquellas partes del cuerpo que comúnmente están expuestas al sol, como las orejas, el rostro, el cuello y los antebrazos. 
cancer de piel

 

La acumulación de exposición solar a lo largo de los años a la radiación UV juega un rol importante en el desarrollo de cánceres de piel no melanoma.

  • Melanomas: Se trata del tipo de cáncer más raro, pero también del más peligroso. Es uno de los más comunes en personas de 20 a 35 años. Puede surgir como un nuevo lunar o como un cambio en color, forma, tamaño o sensación en un antiguo lunar, mancha o peca. 

Si se reconocen y se trata a tiempo, las probabilidades de supervivencia son altas. 

Por estas razones, recomendamos utilizar protector solar, lentes de sol e incluso sombreros para protegerte del sol. Tu piel lucirá más cuidada y joven a pesar de los años.

New call-to-action

Referencias

  1. MedlinePlus. Sun´s effect on skin. Recuperado de: https://medlineplus.gov/ency/anatomyvideos/000125.htm
  2. News in Health. Sun and Skin. The Dark Side of Sun Exposure. Recuperado de: https://newsinhealth.nih.gov/2014/07/sun-skin
  3. OMS. The Known health effect of UV. Recuperado de: https://www.who.int/uv/faq/uvhealtfac/en/index2.html

Tu lucha, mi lucha

 

Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín y recibe recomendaciones
de prevención, tratamientos, alimentación y señales de riesgo del cáncer
.