Tu lucha, mi lucha

Te acompañamos en cada momento de tu vida y te ayudamos a cuidar tu salud.

x

Sol y arrugas: ¿cuál es la relación y cómo protegerse?

Dr. Luis Schwarz

Jefe de Investigación Científica

marzo 12, 2020 4 min lectura

Las arrugas son una parte natural del envejecimiento de la piel. En algún momento de la vida, ellas empezarán a surgir en el rostro y en otras partes del cuerpo, como el cuello, los brazos y las manos.

Si bien la genética es la que determina principalmente la estructura y la textura de la piel, existen algunos factores externos que pueden acelerar el proceso de envejecimiento que da lugar a la aparición de arrugas a una edad temprana. 

Uno de esos factores es la exposición prolongada a la radiación UVA del sol. Con frecuencia, este efecto es llamado fotoenvejecimiento. A continuación, conoce un poco más sobre este proceso y cómo se manifiesta en la piel.

¿Qué es el fotoenvejecimiento?

Es el envejecimiento prematuro de la piel causado por la exposición continua a la radiación ultravioleta. Esta acelera el proceso de envejecimiento natural y es la principal causante del envejecimiento cutáneo y de la aparición de muchos de los cambios en la apariencia de la piel.

La exposición a la luz ultravioleta (UV) rompe el tejido conjuntivo de la piel (el colágeno y las fibras de elastina). Así, causa un aumento de los radicales libres y una ruptura del colágeno de la piel, disminuyendo su capacidad para producirlo. El sol también ataca y merma la producción de elastina, por lo que una piel dañada por el sol es mucho menos elástica1.

Sin el tejido conjuntivo de sostén, la piel pierde fuerza y flexibilidad. Después, empieza a debilitarse y a arrugarse de forma prematura. Asimismo, aunque se asocien con la edad, las pecas y manchas solares pueden ser causadas por estas radiaciones procedentes del sol.

mujer tocandose el rostro

Por lo general, el fotoenvejecimiento aparece en las partes del cuerpo más visibles: el rostro, el cuello y en la mano. En las mujeres, la parte superior del pecho es otra área donde se observa. Asimismo, los labios pueden mostrar señales de daño solar excesivo2.

Ahora que conoces más sobre el fotoenvejecimiento y sus causas, te contamos cuatro formas de prevenirlo y de cuidar tu piel.

programas oncologicos cancer de mama

1. Usa protector solar

Usar protectores solares es una de las mejores formas de evitar el fotoenvejecimiento. Emplea uno que sirva frente a la radiación UVA y UVB. Aunque depende del tipo de piel, es preferible elegir los que tengan un factor de protección mayor a 30, como Anthelios Shaka de La Roche-Posay.

Aplícalo 15 a 30 minutos antes de salir y en gran cantidad para obtener el efecto deseado. Protege especialmente el rostro, las orejas, el cuello y las manos. Estas son las áreas más expuestas y las que primero muestran envejecimiento por el sol. Vuelve a aplicar protector cada dos horas o luego de nadar o transpirar. 

Si utilizas cosméticos −como humectantes, base, lápiz labial, crema para manos y loción corporal− asegúrate de que contengan un factor de protección solar de 30 o más. No olvides que deben utilizarse como complemento del protector solar, no como reemplazo del mismo.

joven aplicandose protector solar a la piel

También recuerda que los rayos UV atraviesan las ventanas de los autos, por lo que debes aplicarte el protector incluso si estás manejando.

2. Evita el sol en las horas más intensas

En la medida de lo posible, evita salir entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde, cuando los rayos del sol alcanzan la mayor intensidad y son más perjudiciales.

Si es inevitable que salgas en ese lapso, te recomendamos buscar sombra bajo un árbol o toldo o llevar una sombrilla, en especial una que filtre los rayos UV. No obstante, debes tomar en cuenta que estos elementos no protegen por completo de la radiación solar.

mujer con una sombrilla bajo el sol

3. Usa ropa que cubra la piel

Cuando salgas a la calle, procura llevar ropa que cubra la piel, como polos manga larga, vestidos largos y pantalones. Asimismo, cubre las orejas, el rostro y el cuello con un sombrero de ala ancha. Una gorra solo cubrirá el rostro, pero dejará desprotegidas las otras áreas mencionadas.

También se recomienda utilizar prendas de colores oscuros, ya que estas protegen mejor contra los rayos UV que los colores claros. Por otro lado, para evitar los daños oculares, utiliza lentes de sol con protección del 100 % frente a los rayos UV.

 

4 recomendaciones para protegerte del sol

4. Protégete todo el año

El protector se debe usar a diario y no solo cuando hay mucho sol o en verano. Aunque en verano hay más horas de luz y aumentan los niveles de radiación solar, los efectos del sol están presentes los 365 días del año, incluso en invierno, cuando hay menos luz solar, está lloviendo, nublado y frío.

Si quieres evitar la la aparición de manchas, arrugas y pecas en la piel de forma prematura, entonces evita exponerte demasiado a la luz solar y sigue los cuatro consejos anteriores para proteger tu piel.

Tu lucha, mi lucha

 

Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín y recibe recomendaciones
de prevención, tratamientos, alimentación y señales de riesgo del cáncer
.