Tu lucha, mi lucha

Te acompañamos en cada momento de tu vida y te ayudamos a cuidar tu salud.

¿Cómo afecta el humo del tabaco al fumador pasivo?

Dra. Katherine Gutarra

Médico Neumóloga de Oncosalud.

mayo 20, 2019 4 min lectura

Algunas personas pueden estar en una fiesta en la que muchas personas fuman cigarros y sentir que no pasa nada si ellos no son quienes fuman, pero es importante entender los peligros que trae el ser parte de este mundo.

Un fumador pasivo puede desarrollar enfermedades cardiovasculares y respiratorias como un fumador activo.

Es decir, si ves que tus amigos fumadores se ahogan mientras juegan un partido de fútbol o tu mejor amiga se agita fácilmente al subir escaleras, te puede llegar a pasar lo mismo.

¿Sabías que al año mueren alrededor de 7 millones de personas a causa del tabaco y que de esas más de 800 mil son fumadores pasivos? Es un dato alarmante, sobre todo cuando los fumadores pasivos no son responsables por esta condición.

 

Según la Asociación Española contra el cáncer, un fumador sólo aspira el 15% del humo del cigarrillo que fuma, es decir, que el otro 85% lo expulsa, dejando expuestas a las personas que lo rodean y convirtiéndolas en lo que se conoce como fumadores pasivos.

Por otro lado, un estudio de la OMS (Organización Mundial de Salud) complementa esta afirmación, sosteniendo que el humo de un cigarrillo contiene aproximadamente 4000 productos químicos. De ellos: 250 son nocivos para la salud y más de 50 podrían producirnos cáncer en el futuro.

Sin embargo, ¿Cómo llega a afectar esto a quien no fuma? Está comprobado que el humo que produce un cigarrillo encendido resulta más tóxico que aquel que el fumador consume. Es decir, quienes resultan más perjudicados son aquellos que se encuentran cerca del fumador.

La relación con el cáncer

Además de la alta cantidad de componentes químicos que contiene el humo de cigarro, entre los que se incluyen:  Nitrosaminas, Alquitrán, Benzopirenos, Naftalina, Aminobifenil, Arsénico, Cadmio, Cloruro de vinilo y Cromo – todos ellos cancerígenos-; el humo de tabaco puede causar, además del cáncer al pulmón; otros tipos de cáncer.fumador-pasivo-tos.jpg

Asimismo, aunque no esté del todo comprobado, se intuye que el humo del tabaco también podría estar implicado en el cáncer al estómago y de colon; sin embargo, aún no hay suficientes pruebas ni estudios que respalden esta teoría.

Otros problemas de salud implicados

A pesar que el cáncer sea la enfermedad por la que más se conoce al tabaco, hay otras enfermedades que se podrían desarrollar a causa de la respiración del humo del cigarro.

  • Patologías respiratorias no tumorales o tumores benignos.
  • Enfermedades cardiovasculares y cerebro vasculares
  • Insomnio, alterando nuestros horarios de sueño.
  • La degeneración de la retina, lo que posibilita la pérdida de la vista.
  • Nos coloca en un mayor riesgo de sufrir diabetes.
  • Incrementa el colesterol malo, que se acumula en las paredes de las arterias.
  • Te coloca en el riesgo de sufrir infecciones a los oídos

fumador-pasivo-insomnio.jpg

¿Quiénes resultan más afectados?

Entre la población no fumadora, los más vulnerables a los daños que causan el tabaco son los niños, los bebés lactantes y las embarazadas.

Por un lado, existen investigaciones que demuestran el fallecimiento de bebés lactantes a causa del tabaquismo por parte de los padres. Mientras que los niños de mayor edad expuestos a este humo nocivo, podrían padecer de otitis, enfermedades respiratorias e incluso tener tendencia a convertirse en fumadores frecuentes al alcanzar la adolescencia – debido a la adicción que causa la nicotina-.

Finalmente, las mujeres embarazadas que sean fumadoras pasivas tienen el riesgo de tener bebés prematuros, con malformaciones o con muy bajo peso.

La contaminación del aire

Que el aire que respiramos tiene altos niveles de contaminación es algo conocido. Lamentablemente, esto también contribuye al cáncer de pulmón. La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica la contaminación del aire exterior como un agente causante de cáncer.

El primer y más importante paso ya lo diste: dijiste no al cigarrillo. Ahora te toca seguir cultivando una vida saludable. En primer lugar, controla que tu casa no tenga gas radón. Así mismo, evita estar en un grupo de personas que fumen –pues te proveerán de humo de segunda mano-, así como reducir lo más posible la exposición a elementos cancerígenos en el trabajo.

Campaña No fumador Oncosalud 2019

Recomendaciones

Para no llegar a ser un fumador pasivo, ya que está comprobado que resultan ser los más afectados al estar cerca de un fumador, tenemos estas recomendaciones para ti:

  • Evita estar en lugares cerrados donde hayan fumadores.
  • Frecuenta o mantente rodeado de personas que no tengan el hábito de fumar.
  • Si estás acompañado de alguien que tiene el hábito de fumar, explícale que no deseas que fume al estar cerca de ti.
  • Sea que un familiar que viva contigo tenga este mal hábito, dile las consecuencias del humo del cigarro y hazle saber que no deseas este mal. Por otro lado, si insiste en hacerlo incrementa la ventilación del hogar y coloca extractores de humo.
  • Escoge lugares al aire libre preferiblemente, cuando estés fuera de casa.

Efectos del humo de segunda mano

De hecho, el humo de segunda mano como también es conocido, puede causar graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias en los adultos y síntoma de muerte súbita en los lactantes. Cuando se trata de mujeres embarazadas que se convierten en fumadoras pasivas, el feto nace con bajo peso.

Los efectos de esta inhalación son equivalentes a haberse fumado dos o tres cigarrillos, así lo explica Katherine Gutarra, neumóloga de Oncosalud. De hecho, es tan pernicioso que podría causar cáncer de pulmón en personas que nunca han fumado.

Otros riesgos asociados

Los efectos nocivos del tabaco se pueden presentar de distinta forma de acuerdo al grupo etario que lo consuma. Por ejemplo, en el caso de los hombres, los fumadores incrementan su riesgo de sufrir disfunción eréctil en un 50%.

Por otro lado, en el caso de los jóvenes, cuyo inicio en el consumo de cigarrillos se estima en edad escolar, entre los 9 y 13 años, se incrementa el riesgo de padecer distintos tipos de cáncer en edad adulta.

Cualquiera sea el ángulo por el que se mire, el cigarrillo es un hábito enemigo de la salud. No sólo causa daños a quienes lo consumen sino a quienes permanecen a su alrededor. usualmente se trata de personas del entorno familiar y niños quienes resultan más afectados por el humo de segunda mano.

Así que ya lo sabes, sea el caso que tengas este hábito, elimínalo en la medida de lo posible para proteger a tus seres queridos y a tu propio cuerpo. Asimismo, si eres un fumador pasivo, protégete y pide a las personas cercanas que no fumen cerca de ti, pues además del mal olor que genera este humo nocivo en el ambiente y en la ropa, su exposición al resto de personas es muy nociva.

CTA No Fumador Fin de Blogpost 2019

Tu lucha, mi lucha

 

Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín y recibe recomendaciones
de prevención, tratamientos, alimentación y señales de riesgo del cáncer
.