Te ayudamos a prevenir, identificar y luchar contra el cáncer. Afíliate hoy y adquiere la protección que necesitas.

Conoce más
0 %   l e í d o

29/09/2021 - Léelo en 3 min.

Tomografía Pulmonar: Cuándo se Recomienda

Oncosalud
Entidad oncológica especializada en prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Index de contenidos:

La tomografía pulmonar, también conocida como TC de los pulmones, puede ser una valiosa herramienta de diagnóstico para los médicos. ¿Cuándo se recomienda y cuáles son los beneficios? Esto es lo que debes saber.

La tomografía pulmonar es una forma de imagen radiográfica especializada en la realización de radiografías y otras exploraciones del sistema pulmonar. 

Es un método muy eficaz para comprobar la salud de los pulmones de un paciente, así como para descubrir posibles anomalías.

¿Qué es la tomografía pulmonar y cuáles son sus usos?

La tomografía pulmonar es una técnica de imagen médica que utiliza rayos X para crear imágenes detalladas de los pulmones. 

Las imágenes creadas por la tomografía pulmonar pueden utilizarse para diagnosticar y tratar diversas enfermedades, como el cáncer de pulmón, la embolia pulmonar y la neumonía. 

La tomografía pulmonar también puede utilizarse para evaluar la eficacia de los tratamientos pulmonares, como la radioterapia y la quimioterapia. 

En los últimos años, la tomografía pulmonar está cada vez más disponible gracias a los avances de la tecnología médica. 

Como resultado, cada vez más pacientes pueden beneficiarse de esta técnica que puede salvarles la vida.

¿Cuándo se recomienda la tomografía pulmonar?

La tomografía computarizada es un tipo especial de proceso que se utiliza para evaluar el estado de los pulmones. 

Esta prueba se suele realizar cuando se sospecha que existe una embolia pulmonar, o una obstrucción de los pulmones por un coágulo de sangre. 

También, puede utilizarse para evaluar otras afecciones pulmonares, como la neumonía o el cáncer de pulmón. 

¿Cómo se realiza la tomografía pulmonar?

El procedimiento es relativamente rápido e indoloro, y puede utilizarse para diagnosticar diversas afecciones pulmonares. 

Antes de realizar algunos tipos de TC, los médicos inyectan en el torrente sanguíneo, o administran por vía oral, un tinte especial llamado contraste.

El agente de contraste ayuda a resaltar cualquier área de anormalidad, que luego puede ser investigada más a fondo. 

Para empezar, el paciente se acuesta en una mesa y se coloca de forma que su pecho quede directamente debajo de la máquina de rayos X. 

A continuación, se pasa un haz de rayos X a través del tórax y las imágenes se capturan en un detector digital.

Las imágenes son procesadas por un ordenador, que crea una imagen tridimensional de los pulmones. 

Esta imagen puede utilizarse para identificar cualquier anomalía, como tumores o inflamaciones. 

La tomografía pulmonar es una herramienta importante para diagnosticar afecciones pulmonares y puede proporcionar información vital para elaborar planes de tratamiento.

¿Cuáles son los riesgos de la tomografía pulmonar?

Para la mayoría de las personas, la tomografía pulmonar es segura, pero existen algunos riesgos asociados a esta prueba.

En algunos casos puede haber efectos secundarios derivados del uso del líquido de contraste o de la radiación utilizada durante el procedimiento.

Algunos pacientes pueden sufrir de ansiedad. Este es un efecto secundario común, especialmente si el individuo es claustrofóbico.

Algunos pacientes con una función renal deteriorada pueden experimentar un empeoramiento de la función renal después de un TAC.

Como precaución, la mayoría de los médicos no recomiendan la realización de TAC a las mujeres embarazadas a menos que sea médicamente necesario.

Beneficios de la tomografía pulmonar

La tomografía pulmonar ayuda a los médicos a:

Diagnosticar afecciones pulmonares como la neumonía, la tuberculosis y el cáncer de pulmón. 

La tomografía pulmonar puede detectar estas afecciones antes de que aparezcan los síntomas o cuando son demasiado leves para ser detectadas por otros métodos.

Además, ayuda a controlar el tratamiento de enfermedades pulmonares crónicas como el asma, la EPOC y el enfisema. 

La tomografía pulmonar puede revelar la eficacia de los tratamientos a lo largo del tiempo y si necesita opciones de tratamiento adicionales para su enfermedad.

También, puede mostrar si hay alguna obstrucción en las vías respiratorias. 

Esta información ayuda a los médicos a elaborar un plan de tratamiento adecuado para cada paciente.

En conclusión, la tomografía pulmonar es una herramienta muy útil.

Permite un mayor grado de certeza a la hora de establecer un diagnóstico final (sobre todo en los casos difíciles), aclarar el pronóstico y elegir el tratamiento adecuado o los estudios posteriores para el paciente.

Si tienes cualquier duda sobre este procedimiento, no dudes en consultar con tu médico, quien es el indicado para aclarar cualquier duda.


Etiquetas:

Obtén de forma actualizada todos nuestros artículos, podcasts, transmisiones en vivo y videos

Artículos relacionados

¡Te ayudamos! star