0 %   l e í d o

29/09/2021 - Léelo en 2 min.

Tomografía: Cómo se Usa en el Diagnóstico de Cáncer

Oncosalud
Entidad oncológica especializada en prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Index de contenidos:

La tomografía es un método de imagenología ampliamente utilizado en el transcurso del cáncer. Le permite al médico observar los tejidos deseados para llevar a cabo un diagnóstico, tratamiento e incluso observación después de la remisión.

Existen condiciones que los doctores no pueden diagnosticar mediante un simple exámen físico o de laboratorio, especialmente en aquellas ocasiones donde es necesario observar tejidos profundos. 

En estos casos, la solución es realizar estudios de imagenología, como es el caso de la tomografía. 

Estos estudios proveen una vista detallada de aquellos tejidos que se necesiten estudiar para poder emitir un diagnóstico.

¿Qué es una tomografía?

Una tomografía, TC o TAC es un tipo de exámen imagenológico que se realiza con máquinas de rayos X que rotan alrededor del cuerpo. 

Esto crea numerosas imágenes de distintos cortes transversales del cuerpo. 

Estas imágenes son enviadas a una computadora donde posteriormente son observadas para su estudio. 

Este método es útil para observar tanto tejidos suaves, como vasos sanguíneos, hasta tejidos duros o mineralizados, como huesos.

A su vez, las tomografías proveen una visión más detallada que la de los rayos X convencionales. 

Estas pueden captar varias imágenes en diferentes secciones o ángulos, evitando la superposición que existe en una radiografía convencional.

De igual forma, también es posible combinar las imágenes en la computadora para producir imágenes 3D de un área particular del cuerpo, facilitando así su interpretación.

¿Cómo se usan las tomografías para diagnosticar cáncer?

Las tomografías son exámenes indoloros, rápidos y cómodos para los pacientes.

Son especialmente útiles para diagnosticar cáncer, ya que le permiten al especialista visualizar tejidos que de otra forma no sería posible observar. 

Esto hace posible delimitar el tumor. No obstante, este tipo de técnica no solamente es útil en el diagnóstico sino también durante el transcurso de la enfermedad.

De esta manera pueden ser usadas para:

  • Diagnosticar: ya que permite delimitar la localización de los tumores, así como también su relación con las estructuras vecinas.
  • Guía para tratamientos: puede ayudar a determinar la localización, el tamaño y la forma de un tumor durante la planificación de un tratamiento con radioterapia o para la toma de biopsia.
  • Monitoreo u observación: una vez el paciente se encuentra en tratamiento o remisión, se pueden realizar tomografías con el fin de monitorear el tamaño de los tumores, durante y después del tratamiento.

¿Cómo es el proceso de una tomografía?

El proceso es indoloro y relativamente rápido, dependiendo de la cantidad de áreas que requieran ser observadas. 

Todo el procedimiento, usualmente, dura entre 20 minutos a una hora. 

El proceso para una tomografía puede describirse en los siguientes pasos: 

  • El paciente se viste con una bata de hospital.
  • Se interroga sobre alergias, especialmente al iodo para evitar reacciones en caso de usar contraste.
  • Se le pide al paciente que retire cualquier objeto metálico de su cuerpo, como relojes, lentes, prótesis dentales, piercings, etc.
  • Si la tomografía es con contraste, se administra el contraste.
  • El paciente es posicionado en una camilla angosta que entrará en un scanner circular.
  • El radiólogo se retirará del cuarto antes de operar el scanner y puede dar instrucciones desde un intercomunicador en la máquina.
  • Una vez la máquina esté encendida, la camilla puede moverse dentro del escáner haciendo ruido. Se le pedirá al paciente que se mantenga lo más quieto posible para evitar imágenes borrosas.

Etiquetas:

Obtén de forma actualizada todos nuestros artículos, podcasts, transmisiones en vivo y videos

Artículos relacionados

¡Te ayudamos! star