¡Continuamos con el CYBER ONCO! Afilia a 2 o más personas y obtén 50% DSCTO 👉
Afíliate aquí
Seroma: Causas, Síntomas y Tratamiento

Seroma: Causas, Síntomas y Tratamiento

Lectura de 6 minuto(s)

El tema del seroma es especialmente relevante debido a su prevalencia tras procedimientos quirúrgicos, y su adecuado manejo puede impactar significativamente en la recuperación del paciente y su calidad de vida. En este artículo, exploraremos las causas, síntomas y opciones de tratamiento del seroma, proporcionando una información detallada y útil.

Los seromas son una complicación posoperatoria común, particularmente después de intervenciones quirúrgicas que involucran una disrupción significativa del tejido, como las cirugías de mama, abdominales y ortopédicas. 

Aunque en su mayoría son benignos y se resuelven por sí solos, en algunos casos pueden resultar en molestias significativas, infecciones o incluso la necesidad de más cirugías. 

Qué es un seroma

Un seroma es una acumulación de líquido seroso, que se forma a menudo como resultado de un procedimiento quirúrgico, cuando el cuerpo está sanando y produce fluido extra que puede acumularse en los espacios vacíos dejados por la eliminación del tejido. 

El sistema linfático del cuerpo normalmente absorbe este fluido, pero a veces este proceso no se lleva a cabo de manera eficiente, lo que lleva a la formación de seromas.

Causas del seroma

Las cirugías que conllevan la eliminación o alteración significativa de los tejidos tienden a tener un mayor riesgo de desarrollo de seromas. 

Entre estas se incluyen la mastectomía, la cirugía de reducción mamaria, las cirugías abdominales, y los procedimientos de cirugía plástica como la liposucción y la abdominoplastia.

Además de las cirugías, existen otros factores que pueden aumentar el riesgo de formación de seromas. 

Estos incluyen la edad avanzada, la obesidad y ciertas condiciones de salud subyacentes, como la diabetes. 

Además, la falta de reposo adecuado después de la cirugía y el esfuerzo físico excesivo pueden aumentar la posibilidad de desarrollar un seroma.

Síntomas del seroma

Es fundamental estar informado y alerta a los signos y síntomas del seroma para garantizar su pronta detección y tratamiento, evitando así el empeoramiento de la condición. 

A menudo, el seroma surge durante el período postoperatorio temprano, concretamente entre la primera y segunda semana después del procedimiento quirúrgico. 

Los signos clínicos que pueden indicar la presencia de un seroma incluyen:

Secreción de un fluido claro desde la cicatriz: Este líquido, de aspecto seroso, puede comenzar a filtrarse por la cicatriz y es una indicación potencial de un seroma en desarrollo.

Hinchazón en el área circundante a la cicatriz: El seroma se manifiesta como un bulto o hinchazón en la zona de la cirugía, resultado del líquido acumulado bajo la piel.

Levantamiento de la piel en la línea de la cicatriz: La acumulación de líquido puede causar que la piel alrededor de la cicatriz se eleve o se abulte.

Dolor localizado en el área de la cicatriz: Un seroma puede generar molestias o dolor en el lugar de la cirugía, especialmente cuando se somete a presión.

Enrojecimiento de la piel y aumento de la temperatura en la zona circundante a la cicatriz: La piel que rodea el seroma puede tornarse de un tono más rojizo y sentirse más caliente al tacto, señal de una posible inflamación o infección.

Estar consciente de estos signos clave, y buscar atención médica si se presentan, puede contribuir en gran medida a la detección temprana y al manejo eficaz del seroma.

Complicaciones posibles en caso de no tratar el seroma

Si no se trata, un seroma puede conducir a varias complicaciones. 

Puede infectarse, lo que puede llevar a la formación de un absceso y requeriría tratamiento con antibióticos o incluso drenaje quirúrgico. 

Además, si el seroma no recibe la atención y el tratamiento adecuados, la persistencia del líquido acumulado puede propiciar el desarrollo de tejido fibroso en el lugar de la acumulación. 

Esta situación puede llevar al endurecimiento de la zona y resultar en la formación de lo que se conoce como un seroma encapsulado.

En raras ocasiones, un seroma puede también interferir con la cicatrización de las heridas, lo que podría prolongar el tiempo de recuperación después de una cirugía.

Diagnóstico del seroma

El proceso de diagnóstico del seroma usualmente ocurre en la etapa postoperatoria. 

En muchas ocasiones, una evaluación visual cuidadosa y un examen físico del paciente proporcionan suficiente evidencia para el diagnóstico. 

Sin embargo, en situaciones más complejas, puede ser necesario recurrir a técnicas de diagnóstico por imagen, como la ecografía. 

Esta tecnología de imagen permite a los médicos visualizar si se ha acumulado líquido en algún lugar del cuerpo, ofreciendo una confirmación definitiva de la presencia de un seroma.

Tiempo de aparición del seroma

Los seromas comúnmente se manifiestan durante la primera o segunda semana del período postoperatorio. 

Esto se debe a que el procedimiento quirúrgico puede generar un espacio vacío bajo la piel, en el cual se acumulan fluidos corporales. 

Si no se maneja adecuadamente, este acúmulo de líquido puede evolucionar hacia un seroma encapsulado. 

Este término se refiere a la formación de tejido fibroso que se endurece alrededor del líquido acumulado.

Duración del seroma

El tiempo que un seroma puede persistir varía considerablemente dependiendo de su tamaño y gravedad. 

Un seroma pequeño puede resolverse en un plazo de 2 a 3 semanas con el tratamiento adecuado. 

Por otro lado, los seromas más grandes pueden requerir un período de tiempo más prolongado para su resolución completa, extendiéndose incluso hasta varios meses. 

Sin embargo, cada caso es único y la duración exacta puede variar de un paciente a otro.

Tratamiento del seroma

El tratamiento del seroma se centra en la eliminación del líquido acumulado y la prevención de futuras acumulaciones. 

Las opciones de tratamiento pueden variar según el tamaño del seroma y los síntomas del paciente.

Drenaje

 El drenaje es la opción de tratamiento más común para los seromas. 

En este procedimiento, el médico inserta una aguja o un catéter en el seroma para extraer el líquido. 

Este proceso puede necesitar repetirse varias veces hasta que se detenga la acumulación de líquido. 

En algunos casos, se puede dejar un tubo de drenaje en su lugar para permitir que el líquido se drene continuamente.

Medicamentos

Los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE) pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor asociados con los seromas. 

Si se sospecha de infección, puede ser necesario prescribir antibióticos.

Cirugía

En casos raros, puede ser necesaria una cirugía para tratar un seroma que no responde a otros tratamientos o que se ha encapsulado. 

La cirugía puede implicar la eliminación del seroma y cualquier tejido circundante afectado. 

Prevención del seroma

Antes de la cirugía

Para prevenir la formación de seromas, es importante prepararse adecuadamente para la cirugía. 

Mantener un estado de salud óptimo y seguir todas las instrucciones del médico puede resultar beneficioso. 

Cuidados Post-operatorios

Después de la cirugía, seguir las recomendaciones postoperatorias del médico puede reducir la probabilidad de formación de un seroma. 

Esto puede incluir reposar y evitar actividades físicas extenuantes hasta que los tejidos hayan tenido tiempo suficiente para curarse. 

El uso de vendajes compresivos, si es recomendado por el médico, puede ayudar a minimizar el espacio y reducir la acumulación de líquido. 

En algunos casos, puede ser recomendado un drenaje quirúrgico para permitir que cualquier líquido acumulado se drene de manera eficaz.

Preguntas frecuentes

¿Es posible que se desarrolle un seroma tras cualquier procedimiento quirúrgico?

Sí, la formación de seromas es un riesgo potencial después de cualquier tipo de cirugía. Sin embargo, hay ciertos procedimientos que tienen una mayor probabilidad de causar este problema. Estos incluyen las cirugías extensas y de alta complejidad, así como las intervenciones quirúrgicas que requieren de un drenaje postoperatorio.

¿Cuáles son las consecuencias de no tratar un seroma?

Si un seroma se desarrolla y no se administra el tratamiento apropiado, pueden surgir varias complicaciones. Una de estas es la posibilidad de que el seroma se transforme en un seroma encapsulado, lo cual puede alterar negativamente la apariencia estética de la cicatriz. Además, existe el riesgo de que el seroma se infecte, una situación que requeriría el uso de antibióticos.

¿Los seromas son cancerígenos o pueden conducir al desarrollo de cáncer?

No, los seromas no son cancerígenos ni conducen al desarrollo de cáncer. Sin embargo, pueden ocurrir después de una cirugía para tratar el cáncer, como la mastectomía.

¿Qué es un seroma encapsulado? 

Un seroma encapsulado se refiere a la presencia de líquido acumulado debajo de la piel, cercano a la incisión quirúrgica. Este líquido se halla envuelto por un tejido fibroso que impide su reabsorción, resultando en un endurecimiento con el paso del tiempo. 

Conclusión

Los seromas pueden aparecer después de ciertas intervenciones quirúrgicas, y están caracterizados por la acumulación de líquido seroso. 

Ante la presencia de un seroma es importante buscar atención médica para su adecuado diagnóstico y tratamiento, ya que ignorarlo puede conducir a complicaciones.

Oncosalud
Oncosalud

Entidad oncológica especializada en prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Etiquetas:

¡Suscríbete a nuestro Blog!

No te pierdas las últimas noticias sobre el mundo de la salud. Tips, guías, videos y más

El mejor plan es proteger a tu familia del cáncer

Tenemos 30 años de experiencia en prevenir y combatir el cáncer. Promovemos un estilo de vida saludable y te orientamos de la mano de médicos especialistas en oncología. Somos especialistas en cáncer.

Conoce más
foto-demo