¡Apúrate que esta promo se acaba! Afíliate con un 40% DSCTO 👉
Afíliate aquí
Qué son las Escaras y Cómo Tratarlas

Qué son las Escaras y Cómo Tratarlas

Lectura de 5 minuto(s)

Las escaras son un fenómeno frecuente pero prevenible entre las personas que pasan largos periodos de tiempo en cama. Si no se cuidan adecuadamente, pueden causar graves lesiones cutáneas e incluso discapacidad permanente. Pero con la información y las estrategias de cuidado adecuadas a tu disposición, no tienen por qué ser un problema para ti ni para un ser querido. En este artículo explicaremos qué son las escaras y cómo tratarlas para que las personas propensas a padecerlas puedan controlar mejor su afección y evitar que se produzcan efectos graves.

Qué son las escaras 

Las escaras o úlceras por presión, como también se las conoce, son zonas localizadas de lesiones en la piel y el tejido subyacente debidas a una presión prolongada. 

Estas úlceras suelen aparecer en personas en cama o en silla de ruedas, que no pueden cambiar de posición con frecuencia. 

Por lo general aparecen en partes del cuerpo muy sensibles a la presión.

Es esencial que las personas con riesgo de desarrollar escaras reciban cuidados regulares por parte de personal debidamente formado para que se mantengan sanas y seguras.

Causas de las escaras 

Las escaras, también conocidas como úlceras por presión o úlceras por decúbito, son una afección dolorosa y potencialmente peligrosa causada por la presión prolongada contra la piel. 

Suelen aparecer en zonas del cuerpo donde no hay mucha grasa o músculos que protejan a la persona de una superficie dura.

Por lo general aparecen en personas mayores, con movilidad limitada o que guardan reposo en cama durante un largo periodo de tiempo. 

Una higiene deficiente, una nutrición inadecuada y una hidratación insuficiente también contribuyen al desarrollo de escaras. 

Si no se tratan, las escaras pueden infectarse o incluso provocar gangrena, lo que puede poner en peligro la vida del paciente.

Signos y síntomas de las escaras 

Los signos y síntomas pueden incluir enrojecimiento o decoloración de la piel, heridas abiertas, picor o dolor en la zona afectada, hinchazón o acumulación de líquido bajo la piel. 

Si las úlceras de decúbito no se tratan rápida y adecuadamente, pueden empeorar e incluso provocar infecciones óseas, abscesos y gangrena. 

Es importante vigilar cualquier zona que pueda ser más propensa a desarrollar una escara y buscar ayuda médica profesional lo antes posible si aparecen estos signos.

Factores de riesgo de las escaras 

Las personas corren riesgo de desarrollar escaras cuando sus condiciones de salud, en particular su movilidad, cambian. 

Los siguientes son algunos factores de riesgo para el desarrollo de escaras:

Inmovilidad: La incapacidad para caminar o moverse libremente aumenta el riesgo de desarrollar una escara.

Esto se debe a que aquellas áreas del cuerpo que están sometidas a peso y presión durante un período prolongado de tiempo son propensas a la irritación.

Humedad excesiva: Un entorno húmedo y cálido promueve la formación de llagas ya que favorece la proliferación bacteriana y daña la capa protectora superior de la piel.

Edad avanzada: Cuando las personas envejecen, su comportamiento es más estacionario e inactivo lo que aumenta el riesgo de escara debido a una menor capacidad para rotar su posición con regularidad.

Incontinencia urinaria o fecal: La humedad constante presenta un ambiente propicio para el desarrollo de infecciones cutáneas así como un mayor riesgo para que se formen escaras en aquellos con incontinencia urinaria o fecal crónica.

Alergias: Como por ejemplo a los materiales usados en silla de ruedas, ropa, zapatos u otros artículos relacionados con el cuidado personal.

Los materiales usados ​​para fabricarlos pueden irritar la piel causando lesiones que posteriormente se convertirán en escara si no se trata adecuadamente. 

Diagnóstico y tratamiento de las escaras 

El diagnóstico de las úlceras por decúbito se realiza mediante exploración física y evaluación de la herida, así como revisión del historial médico. 

El tratamiento incluye en principio la identificación y tratamiento de los problemas de salud subyacentes.

Además son necesarias buenas prácticas de higiene y cambios de posición frecuentes.

El tratamiento puede incluir la protección con apósitos y geles especializados, uso de antibióticos o antisépticos cuando sea necesario e injertos de piel cuando se produzca una pérdida grave de tejido.

Es importante realizar un estrecho seguimiento para detectar signos de infección. 

Con el tratamiento adecuado, las escaras pueden curarse completamente con el tiempo.

Consejos de prevención para evitar las úlceras por presión  

Aquí hay algunos consejos para prevenir las úlceras por presión:

  • Realizar cambios de posición cada dos horas y monitorear los puntos de contacto con la superficie que sostiene al paciente;
  • Utilizar equipos de asistencia y colchones especiales diseñados para disminuir la cantidad de presión en el paciente;
  • Controlar la humedad dentro del espacio donde se ubica y tratar las áreas húmedas con productos desinfectantes;
  • Usar acolchados adicionales durante largos períodos de inmovilidad;
  • Aplicar lociones protectoras a los puntos propensos a ser lesionados o curados;
  • Proporcionar ejercicio regular a los pacientes
  • Mantener una dieta equilibrada rica en vitaminas, minerales y antioxidantes que ayudan a mantener una piel saludable.

Remedios caseros para tratar las escaras

Si te encuentras tratando una úlcera por presión, aquí hay algunos remedios caseros que pueden ayudar a mejorar la cicatrización y prevenir su empeoramiento:

  • Limpieza suave con agua jabonosa de la zona afectada para mantenerla libre de microbios
  • Mantener la zona humectada con aceite de oliva
  • Cubrir con vendas el área y asegurar que no se muevan
  • El Aloe Vera y la miel también puede ayudar a prevenir y curar las escaras

Es importante tener en cuenta que estos remedios caseros deben ser usados en conjunto con el tratamiento médico recomendado y no deben ser considerados como un sustituto a un tratamiento profesional.

Cuándo consultar al médico por las escaras

Cuando se trata de úlceras de decúbito, siempre es buena idea pedir consejo a un médico. 

Las escaras pueden causar graves molestias y puede ser necesaria cierta atención médica si las escaras han dado lugar a una infección o son especialmente graves.

Las úlceras de decúbito desatendidas también pueden derivar en problemas de salud más graves.

Es mejor ponerse en contacto con un médico cuanto antes si se observa cualquier tendencia a la aparición de escaras; cuanto antes se detecten y traten estos posibles problemas, mejor.

Oncosalud
Oncosalud

Entidad oncológica especializada en prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Etiquetas:

¡Suscríbete a nuestro Blog!

No te pierdas las últimas noticias sobre el mundo de la salud. Tips, guías, videos y más

El mejor plan es proteger a tu familia del cáncer

Tenemos 30 años de experiencia en prevenir y combatir el cáncer. Promovemos un estilo de vida saludable y te orientamos de la mano de médicos especialistas en oncología. Somos especialistas en cáncer.

Conoce más
foto-demo