¡Protégete y ahorra! 2x1 en nuestros programas destacados 👉
Afíliate aquí

Programas

Beneficios

Lo que ofrecemos

¡Afíliate aquí!
Pericarditis: Causas, Síntomas y Tratamiento

Pericarditis: Causas, Síntomas y Tratamiento

Lectura de 7 minuto(s)

En algún momento de nuestras vidas, todos hemos oído hablar de la importancia de prestar atención a la salud física. Pero, ¿qué hay de la salud de nuestro corazón? Una de las afecciones más graves, y a veces olvidadas, asociadas al sistema cardiovascular es la pericarditis, una inflamación de un delgado saco que rodea el corazón. Si no se trata adecuadamente, puede ser dolorosa y potencialmente mortal, por lo que es importante que conozcamos sus causas, síntomas y tratamientos. 

Cuidar nuestra salud no sólo implica adoptar hábitos saludables, sino también estar informados y atentos a cualquier cambio que nuestro cuerpo pueda experimentar. 

Un diagnóstico temprano puede hacer la diferencia en el manejo de muchas enfermedades, facilitando su tratamiento y mejorando el pronóstico.

Uno de estos casos es el de la pericarditis, una condición que afecta al pericardio, la membrana que envuelve el corazón. 

Aunque no es una de las enfermedades cardíacas más conocidas, su diagnóstico y tratamiento adecuado son esenciales para evitar complicaciones serias y garantizar el buen funcionamiento del corazón. 

Qué es la pericarditis

La pericarditis es una inflamación del pericardio, que es el saco de dos capas que rodea el corazón. 

Esta condición puede ser aguda, apareciendo y desapareciendo rápidamente, o crónica, persistiendo durante un periodo más largo. 

Causas de la pericarditis

Varias son las causas que pueden ocasionar la pericarditis.

Infecciones: El Enemigo Microscópico

A veces, microorganismos bastante pequeños pueden causar problemas muy grandes. 

Las infecciones son una de las causas más comunes de pericarditis. ¿Y quiénes son los culpables más comunes? Los virus. 

Sí, los mismos que causan el resfriado común o la gripe pueden inflamar el pericardio. 

Sin embargo, también hay otras infecciones que pueden desencadenar pericarditis, incluyendo las bacterianas, las fúngicas y hasta las parasitarias.

Enfermedades Autoinmunitarias: Cuando tu Cuerpo se Confunde

¿Alguna vez has oído hablar de enfermedades como el lupus o la artritis reumatoide? 

Estas son enfermedades autoinmunitarias, lo que significa que tu sistema inmunológico se confunde y ataca a tus propias células.

Lamentablemente, en ocasiones, el pericardio puede ser el blanco de este ataque, resultando en pericarditis.

Lesiones y Cirugías: La Respuesta al Daño

Tu pericardio puede inflamarse si tu corazón o el pericardio mismo sufren algún tipo de lesión. 

¿Has tenido una cirugía de corazón reciente o tal vez un trauma en el pecho? 

En ambos casos, tu pericardio puede inflamarse en respuesta a este daño.

Otras Causas: El Misterio sin Resolver

Hay veces en las que la pericarditis aparece sin una razón aparente.

Esto se conoce como pericarditis idiopática. 

Aunque no se conoce la causa exacta, se cree que podría deberse a una respuesta inmunitaria que se ha descontrolado.

Síntomas de la pericarditis

Al igual que otras afecciones, la pericarditis tiene una serie de síntomas que nos ayudan a identificarla. 

Estos síntomas pueden variar de persona a persona, pero hay algunos que son bastante comunes.

Uno de los síntomas más frecuentes de la pericarditis es el dolor en el pecho. 

Este dolor puede ser agudo, como un pinchazo, o puede sentirse como una presión o peso en el pecho. 

Suele empeorar cuando te acuestas o inhalas profundamente, y puede aliviarse al inclinarte hacia adelante o sentarte.

Otro síntoma común es la fiebre. 

No suele ser muy alta, pero es un indicativo de que tu cuerpo está luchando contra algo, y puede acompañar a otros síntomas.

También puedes experimentar cansancio o debilidad, una sensación de estar enfermo. 

Algunas personas pueden tener dificultad para respirar, especialmente cuando están acostadas. 

Este síntoma puede ser más notorio durante la actividad física.

En casos más graves de pericarditis, se pueden presentar síntomas como hinchazón en las piernas o abdomen, náuseas, y en algunos casos, un latido cardíaco rápido o irregular.

Es importante recordar que estos síntomas pueden ser causados por muchas otras condiciones, no solo la pericarditis. 

Si experimentas alguno de estos síntomas, especialmente el dolor en el pecho, es importante que busques atención médica de inmediato. 

Los profesionales de la salud son los más capacitados para determinar la causa de tus síntomas y proporcionarte el tratamiento adecuado.

Complicaciones asociadas a la pericarditis

  1. Pericarditis constrictiva: En algunos casos, la inflamación del pericardio puede llevar a cicatrices y engrosamiento del pericardio, limitando la capacidad del corazón para expandirse y llenarse de sangre. 
  2. Derrame pericárdico: En algunos casos, la inflamación puede hacer que el espacio pericárdico se llene con exceso de líquido. Si el líquido se acumula rápidamente, puede interferir con la capacidad del corazón para bombear sangre, un estado que puede ser potencialmente mortal.
  3. Taponamiento cardíaco: Esta es una emergencia médica que ocurre cuando el derrame pericárdico restringe el llenado del corazón, afectando su capacidad para bombear sangre al resto del cuerpo. 

Diagnóstico de la pericarditis

Cuando se trata de diagnosticar la pericarditis, el médico tendrá una serie de herramientas y procedimientos a su disposición. 

Primero, el médico realizará un examen físico completo y revisará los antecedentes médicos del paciente. 

Esto puede incluir preguntas sobre los síntomas, las enfermedades previas, los posibles factores de riesgo y cualquier medicación que esté tomando.

Si la pericarditis es una posibilidad, el médico probablemente solicitará algunas pruebas. 

Estas pueden incluir análisis de sangre para detectar signos de inflamación en el cuerpo, y también para descartar otras condiciones, como un ataque al corazón.

Las pruebas de imagen, como la ecocardiografía, la radiografía de tórax o incluso la resonancia magnética (RM) pueden ser útiles. 

Estas pruebas permiten a los médicos ver el corazón y el pericardio en detalle y pueden ayudar a identificar la inflamación o el líquido acumulado alrededor del corazón, que son signos de pericarditis.

Por último, pero no menos importante, el electrocardiograma (ECG) es otra prueba que el médico podría utilizar. 

Este dispositivo registra la actividad eléctrica del corazón y puede mostrar ciertos cambios característicos en caso de pericarditis.

Tratamiento de la pericarditis

El tratamiento de la pericarditis depende de la causa subyacente y la gravedad de los síntomas. 

Tratamiento farmacológico

Para aliviar el dolor y reducir la inflamación, los médicos a menudo recetan medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs) como el ibuprofeno. 

En caso de que los AINEs no sean suficientes, se puede considerar el uso de otros medicamentos como la colchicina o los corticosteroides.

Si la pericarditis es causada por una infección, también se requerirán antibióticos o antivirales.

Tratamiento quirúrgico

Si la pericarditis es grave o si hay una acumulación de líquido alrededor del corazón que está afectando su función, puede ser necesario realizar una cirugía.

La pericardiocentesis es un procedimiento en el que se utiliza una aguja para drenar el exceso de líquido del pericardio. 

En casos más graves o crónicos, se puede realizar una pericardiectomía, que es una cirugía para remover parte o todo el pericardio.

Cuidado a largo plazo

Una vez que los síntomas inmediatos de la pericarditis se han resuelto, es importante seguir cuidándose. 

Esto podría incluir cambios en el estilo de vida, como una alimentación saludable y ejercicio regular, así como la toma regular de medicamentos según lo prescrito por tu médico.

El seguimiento regular con el médico es esencial.

Estos chequeos pueden incluir pruebas de seguimiento para verificar la función del corazón y asegurarse de que no haya signos de complicaciones.

Prevención y educación sobre la pericarditis

La prevención de la pericarditis puede ser un poco complicada porque a menudo es causada por condiciones que son difíciles de prevenir, como las infecciones virales y ciertas enfermedades autoinmunitarias. 

Sin embargo, hay algunas medidas que puedes tomar para reducir el riesgo de desarrollar pericarditis.

Mantén tu sistema inmunológico fuerte

Una forma de prevenir la pericarditis es mantener tu sistema inmunológico fuerte y saludable. 

Esto se puede lograr a través de una dieta balanceada, ejercicio regular, suficiente descanso y evitando el estrés tanto como sea posible. 

Además, evitar el consumo excesivo de alcohol y no fumar también pueden contribuir a un sistema inmunológico saludable.

Vacúnate

Mantener al día tus vacunas puede ayudar a prevenir ciertas infecciones virales y bacterianas que pueden causar pericarditis. 

Asegúrate de seguir las recomendaciones del médico o de las autoridades sanitarias en cuanto a las vacunas necesarias.

Presta atención a tu salud cardíaca

Si tienes una enfermedad cardíaca o estás en riesgo de desarrollarla, es importante que tomes medidas para cuidar tu corazón. 

Esto incluye seguir una dieta saludable para el corazón, hacer ejercicio regularmente, controlar tu presión arterial y colesterol, y seguir cualquier tratamiento que tu médico te haya recomendado.

Consulta a un médico regularmente

Hacer chequeos médicos regulares puede ayudar a detectar temprano cualquier problema cardíaco, incluyendo la pericarditis. 

Si experimentas síntomas como dolor en el pecho o dificultad para respirar, es importante que busques atención médica inmediatamente.

En resumen, aunque no se puede prevenir completamente la pericarditis, mantener una buena salud general y cuidar de tu corazón pueden ayudarte a reducir el riesgo.

Preguntas frecuentes

¿Es contagiosa la pericarditis? 

No, la pericarditis no es una enfermedad contagiosa. Sin embargo, si la pericarditis es causada por una infección viral o bacteriana, esos agentes infecciosos sí pueden ser contagiosos.

¿Es la pericarditis una enfermedad crónica? 

No necesariamente. Aunque la pericarditis puede volver a ocurrir en algunos casos (pericarditis recurrente), generalmente se trata con éxito y no se convierte en una afección crónica.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperarse de la pericarditis? 

La recuperación de la pericarditis puede variar dependiendo de la causa y la severidad de la enfermedad. En algunos casos, los síntomas pueden aliviarse en una o dos semanas con tratamiento. En casos más graves, puede llevar meses recuperarse completamente.

¿Qué debo evitar hacer si tengo pericarditis?

Durante el proceso de recuperación, es aconsejable que te abstengas de realizar actividades físicas extenuantes y de participar en deportes competitivos. Para determinar la duración del reposo, es pertinente que consultes con tu proveedor de atención médica, quien podrá brindarte una guía certera en función de tu situación específica. 

Oncosalud
Oncosalud

Entidad oncológica especializada en prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Etiquetas:

¿Quieres más información? Suscríbete y recibe novedades

No te pierdas las últimas noticias sobre el mundo de la salud. Tips, guías, videos y más

El mejor plan es proteger a tu familia del cáncer

Tenemos 30 años de experiencia en prevenir y combatir el cáncer. Promovemos un estilo de vida saludable y te orientamos de la mano de médicos especialistas en oncología. Somos especialistas en cáncer.

Conoce más
foto-demo