¡Continuamos con el CYBER ONCO! Afilia a 2 o más personas y obtén 50% DSCTO 👉
Afíliate aquí
Partes de la Piel: Estructura y Función

Partes de la Piel: Estructura y Función

Lectura de 4 minuto(s)

Probablemente nunca te hayas parado a pensar el increíble trabajo que hace nuestra piel día a día. Desde protegernos del medio ambiente hasta ayudarnos a regular la temperatura corporal, la piel desempeña un papel fundamental. En este artículo hablaremos de las distintas partes de la piel, su estructura y su función, para que podamos entender mejor por qué es tan importante para nuestro bienestar.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y tiene muchas funciones importantes. Está formada por varias capas, cada una de las cuales tiene una estructura y una función diferente. 

Visión general de la piel y su estructura

La piel es la barrera más importante contra bacterias, virus y otras fuentes de infección. Asimismo, ayuda a regular la temperatura corporal, nos protege de daños físicos y tiene diversas funciones sensoriales. 

densidad 30% nov23

Está compuesta por tres capas: la epidermis, la dermis y la capa subcutánea. 

La capa epidérmica es la más externa y está formada por varias capas de células llamadas queratinocitos. Estas trabajan juntas para proteger nuestra piel de posibles daños formando una barrera contra sustancias nocivas, bacterias y virus. También, contiene melanocitos, que son los responsables de producir el pigmento que da color a nuestra piel.

¿Cuáles son las partes de la piel?

Partes de la piel: Estructura y función

 ● La epidermis

La capa epidérmica es una parte muy importante del cuerpo humano, ya que forma la barrera protectora más externa de nuestra piel. Está formada principalmente por células planas y escamosas llamadas queratinocitos, que ayudan a evitar la evaporación del agua y protegen de agentes infecciosos como bacterias y virus. 

Además, la epidermis mantiene a nuestra piel impermeable, y ayuda a regular la temperatura corporal controlando cuánto calor liberamos o absorbemos. Su capacidad protectora se extiende a los rayos UVA y UVB procedentes del sol.

 ● La dermis

La dermis es una capa de la piel que se encuentra por debajo de la epidermis y por encima del tejido subcutáneo. Se compone de dos capas distintas: la región papilar, formada por fibroblastos, fibras de colágeno y elastina; y la región reticular. 

La dermis también ayuda a regular la temperatura corporal mediante las glándulas sudoríparas y contiene receptores que pueden percibir el dolor, la presión o la temperatura a partir de terminaciones nerviosas que se encuentran en la superficie de la capa. 

También ayuda a mantener la elasticidad de la piel produciendo compuestos naturales como el colágeno y la elastina.  Además, proporciona soporte estructural a los folículos pilosos, las glándulas sebáceas y los vasos sanguíneos. 


Los folículos pilosos son las estructuras cutáneas que generan el crecimiento del cabello que crece en distintas cantidades por todo el cuerpo, menos en los labios y en las plantas de manos y pies.

Las glándulas sebáceas asociadas a los folículos pilosos producen aceites que hidratan, protegen la piel y el cuero cabelludo. 

Los nervios nos permiten sentir el tacto, el dolor y la presión. Existen zonas de la piel con mayor cantidad de terminaciones nerviosas, por lo que son sumamente sensibles, como por ejemplo los dedos.

Los vasos sanguíneos suministran el oxígeno y los nutrientes necesarios para la piel, y ayudan a regular la temperatura corporal. 


Todos estos componentes trabajan juntos para mantenernos sanos y actuar como barrera ante cualquier posible amenaza a nuestro cuerpo. 

 ● Tejido adiposo subcutáneo

El tejido adiposo subcutáneo es una parte importante del cuerpo humano, ya que desempeña un papel en la regulación de la temperatura. Está situado justo debajo de la piel y forma una capa protectora que reduce la pérdida de calor y ayuda a mantenernos calientes cuando hace frío.

Además, el tejido adiposo subcutáneo regula la salida del calor del cuerpo. Esto significa que nuestro organismo es más capaz de mantenerse a una temperatura relativamente constante, incluso cuando experimentamos temperaturas externas extremas.

Consejos para Cuidar la Piel y Mantenerla Sana

La prevención y el cuidado adecuado de la piel son fundamentales para mantenerla sana. Esto implica algo más que aplicarse loción después de la ducha, ya que es importante limpiarla, exfoliarla e hidratarla con regularidad. 

También debes aplicarte protector solar o evitar el sol por completo cuando sus rayos son más fuertes. Esto te protegerá de los peligros de la radiación UV, así como de las arrugas prematuras y las manchas en la piel. 

Además, es una buena idea beber mucha agua, ya que ayuda a mantener la piel hidratada y aporta un toque extra de luminosidad. Por último, asegúrate de dormir lo suficiente cada noche y llevar una dieta sana; una buena alimentación ayuda a nutrir la piel y a que luzca lo mejor posible. 

Mantén unos buenos hábitos de cuidado de la piel y busca ayuda médica para cualquier afección cutánea, ya que puede ser un indicador de problemas de salud. Recuerda que un profesional es quien debe indicarte las acciones a seguir.

¡Cuida tu piel y agradécele todo el trabajo que hace por ti!

New call-to-action

Oncosalud
Oncosalud

Entidad oncológica especializada en prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Etiquetas:

¡Suscríbete a nuestro Blog!

No te pierdas las últimas noticias sobre el mundo de la salud. Tips, guías, videos y más

El mejor plan es proteger a tu familia del cáncer

Tenemos 30 años de experiencia en prevenir y combatir el cáncer. Promovemos un estilo de vida saludable y te orientamos de la mano de médicos especialistas en oncología. Somos especialistas en cáncer.

Conoce más
foto-demo