¡La prevención salva vidas! Afíliate hoy y adquiere la protección que necesitas
Afíliate aquí
Linfoma de Hodgkin: Causas, Síntomas y Tratamiento

Linfoma de Hodgkin: Causas, Síntomas y Tratamiento

Lectura de 4 minuto(s)

El linfoma de Hodgkin es un tipo de cáncer que afecta al sistema linfático. Hoy en día existen tratamientos que pueden resultar eficaces, pero es importante la detección temprana. Por eso resulta conveniente conocer qué es el Linfoma de Hodgkin, sus síntomas y tratamiento.

El linfoma de Hodgkin es un tipo de cáncer que se origina en el sistema linfático. 

Su característica principal es la presencia de unas células anormales, conocidas como células de Reed-Sternberg, las cuales empiezan a crecer de forma descontrolada dentro de los ganglios linfáticos. 

Estas células pueden propagarse a través de los sistemas sanguíneo y linfático a otras partes del cuerpo.

Visión general del linfoma de Hodgkin 

El linfoma de Hodgkin es un cáncer maligno del sistema linfático. 

Afecta tanto a hombres como a mujeres, principalmente entre los 15 y los 35 años, aunque puede aparecer a cualquier edad. 

Causas del linfoma de Hodgkin 

Se desconoce la causa exacta del linfoma de Hodgkin, pero hay ciertos factores que pueden aumentar el riesgo de padecerlo. 

Los factores de riesgo para desarrollar linfoma de Hodgkin incluyen:

  • Edad: la enfermedad es más común en personas jóvenes
  • Sexo: los hombres tienen un riesgo ligeramente mayor que las mujeres
  • Historial familiar de linfoma
  • Sistema inmunológico debilitado
  • Infecciones previas con el virus de Epstein-Barr

Aunque se conocen factores de riesgo, las investigaciones continúan para comprender mejor el linfoma de Hodgkin y sus causas precisas.

Síntomas del linfoma de Hodgkin 

El síntoma más frecuente del linfoma de Hodgkin es un aumento de tamaño de los ganglios linfáticos, especialmente en el cuello, axilas o ingles

Otros síntomas son fiebre y sudores nocturnos, pérdida de peso inexplicable, fatiga, picor y dolor en los ganglios linfáticos.

Diagnóstico y pruebas del linfoma de Hodgkin 

El linfoma de Hodgkin suele diagnosticarse mediante una combinación de pruebas, como exploración física, análisis de sangre, pruebas de imagen y biopsia de tejido.

La exploración física suele revelar ganglios linfáticos inflamados en el cuello, la axila o la ingle. 

Los análisis de sangre se utilizan para buscar signos de infección o un sistema inmunitario debilitado, mientras que las pruebas de imagen como las radiografías y las tomografías computarizadas ayudan a identificar cualquier órgano o tumor agrandado. 

Una biopsia de tejido es la única forma de confirmar el diagnóstico de linfoma de Hodgkin. 

Opciones de tratamiento del linfoma de Hodgkin 

El tratamiento del linfoma de Hodgkin depende de la edad del paciente, el estadio de la enfermedad y de otros problemas de salud. 

Existen varios tratamientos disponibles, y entre las opciones se encuentran la quimioterapia, la radioterapia, el trasplante de células madre o la inmunoterapia. 

La quimioterapia es un tratamiento sistémico que utiliza medicamentos para matar las células cancerosas. 

Puede ser administrado en forma de pastillas o inyección intravenosa y suele ser combinado con radioterapia.

La radioterapia es un tratamiento que utiliza rayos X de alta energía para matar las células cancerosas. 

Se administra mediante una máquina externa y puede ser combinado con quimioterapia.

El trasplante de células madre es un tratamiento que consiste en reemplazar las células de la médula ósea dañadas por el cáncer con células sanas de un donante.

Es una opción para pacientes con una enfermedad avanzada y se utiliza después de la quimioterapia y radioterapia.

La inmunoterapia se basa en la utilización de medicinas para ayudar al sistema inmunitario a reconocer y destruir más eficazmente las células cancerosas.

Es importante que los pacientes hablen con su médico sobre cuál es la mejor opción para ellos. 

Control de los efectos secundarios del tratamiento 

El tratamiento del linfoma de Hodgkin puede provocar una serie de efectos secundarios, como fatiga, caída del cabello, náuseas y vómitos. 

Estos efectos secundarios pueden controlarse con medicamentos u otras terapias para mejorar la calidad de vida. 

Es importante hablar con el médico sobre cualquier duda que se pueda tener acerca de los posibles efectos secundarios de los tratamientos.

Seguimiento después del tratamiento 

El seguimiento y la supervisión después del tratamiento son esenciales para detectar cualquier recidiva o complicación temprana del tratamiento. 

Los pacientes pueden necesitar seguir un calendario de citas de seguimiento con su equipo de atención médica, que puede incluir pruebas de laboratorio, exámenes físicos e imágenes. 

Además, es recomendable que los pacientes y sus familiares busquen apoyo emocional y psicológico para ayudarles a manejar el tratamiento y el estrés relacionado con la enfermedad.

Por otro lado, la práctica de hábitos saludables, como seguir una dieta equilibrada, hacer ejercicio con regularidad y no fumar, aunque no se conoce con certeza que puedan prevenir la enfermedad, pueden tener efectos positivos en la salud en general.

También es importante acudir al médico con regularidad para someterse a revisiones y exámenes, ya que la detección precoz puede mejorar las posibilidades de éxito del tratamiento. 

Conclusión 

El linfoma de Hodgkin es un cáncer grave del sistema linfático que puede tratarse con diversos métodos dependiendo del estadio de la enfermedad y de otros factores.

Aunque se desconoce la causa exacta, existen algunos factores de riesgo que pueden aumentar las probabilidades de padecerla. 

El diagnóstico y el tratamiento precoces son esenciales para el éxito, por lo que es importante someterse a revisiones periódicas. 

Es importante mantenerse informado y hablar con tu médico sobre cualquier duda o pregunta que puedas tener. 

Obtén de forma actualizada todos nuestros artículos, podcasts, transmisiones en vivo y videos

No te pierdas las últimas noticias sobre el mundo de la salud. Tips, guías, videos y más

El mejor plan es proteger a tu familia del cáncer

Tenemos 30 años de experiencia en prevenir y combatir el cáncer. Promovemos un estilo de vida saludable y te orientamos de la mano de médicos especialistas en oncología. Somos especialistas en cáncer.

Conoce más
foto-demo
¡Te ayudamos! star