¡Volvío la mejor promoción! Afíliate con un 40% DSCTO 👉
Afíliate aquí
Leucemia Linfoblástica Aguda: Causas, Síntomas y Tratamiento

Leucemia Linfoblástica Aguda: Causas, Síntomas y Tratamiento

Lectura de 6 minuto(s)

La leucemia linfoblástica aguda (LLA), también conocida como leucemia linfoide aguda, es una enfermedad que afecta a los glóbulos blancos del organismo. Aunque esta forma de cáncer es la más común en niños, también puede afectar a adultos. En este artículo, discutiremos las causas, los síntomas y las opciones de tratamiento de la LLA.

Cada día, nuestros cuerpos realizan innumerables funciones. 

Sin embargo, a veces, ocurren alteraciones en estos procesos, que pueden conducir a enfermedades y condiciones de salud complejas. 

Una de estas condiciones es el cáncer, una enfermedad que puede afectar a casi cualquier parte del cuerpo y adoptar numerosas formas. 

Una forma particularmente agresiva y rápida de cáncer es la leucemia linfoblástica aguda (LLA), un trastorno que afecta a los glóbulos blancos y se desarrolla principalmente en la médula ósea. 

Qué es la Leucemia Linfoblástica Aguda

La LLA es un tipo de cáncer de la sangre y la médula ósea - el tejido esponjoso en el interior de los huesos donde se producen las células sanguíneas. 

Esta enfermedad causa un crecimiento anormal de linfocitos, un tipo de glóbulo blanco que juega un papel fundamental en el sistema inmunológico.

La leucemia linfoblástica aguda es llamada "aguda" porque progresa rápidamente y necesita ser tratada de inmediato. 

Causas de la Leucemia Linfoblástica Aguda

Aunque los investigadores aún están trabajando para entender completamente las causas de la LLA, se sabe que ocurre cuando las células sanguíneas en la médula ósea desarrollan mutaciones en su ADN.

Mecanismo de desarrollo y crecimiento de células cancerosas

Las mutaciones en el ADN de las células sanguíneas hacen que estas células crezcan y se dividan más rápidamente de lo que normalmente lo harían. 

Además, estas células mutadas a menudo siguen viviendo cuando las células sanas morirían. 

Como resultado, se acumulan células anormales que desplazan a las células sanguíneas sanas en la médula ósea. 

Estas células anormales, o células cancerosas, pueden luego entrar en el torrente sanguíneo y propagarse a otras partes del cuerpo.

Factores de riesgo

Aunque cualquier persona puede desarrollar LLA, existen algunos factores que pueden aumentar el riesgo. 

Entre ellos se incluyen:

Exposición a radiación: La exposición a altos niveles de radiación, como la radiación de las bombas atómicas, puede aumentar el riesgo de desarrollar LLA.

Tratamiento previo con quimioterapia o radioterapia: Las personas que han sido tratadas con ciertos tipos de quimioterapia y radioterapia para otros tipos de cáncer tienen un riesgo mayor de desarrollar esta enfermedad.

Trastornos genéticos: Como el síndrome de Down, aumentan el riesgo.

Sistema inmunológico debilitado: Como las que tienen VIH/SIDA.

Es importante notar que tener uno o más factores de riesgo no significa que una persona definitivamente desarrollará LLA. 

Muchas personas con estos factores de riesgo nunca desarrollan la enfermedad, y muchas personas sin factores de riesgo conocidos sí la desarrollan. 

Por lo tanto, los factores de riesgo pueden ayudar a identificar a las personas que podrían beneficiarse de chequeos de salud más frecuentes o detallados, pero no son una garantía de que se desarrollará la enfermedad.

Síntomas de la Leucemia Linfoblástica Aguda

Los síntomas de la leucemia linfoblástica aguda (LLA) pueden variar de una persona a otra, dependiendo del número de células anormales, dónde se acumulan estas células en el cuerpo y qué tan rápido progresa la enfermedad. 

Algunos de los síntomas más comunes de la LLA incluyen:

Fatiga y debilidad: Debido a la falta de glóbulos rojos sanos, que transportan oxígeno por todo el cuerpo.

Fiebre e infecciones frecuentes: Las células de LLA pueden desplazar a las células que combaten infecciones, debilitando el sistema inmunológico.

Sangrado o moretones fáciles: Esto se debe a la falta de plaquetas sanas, que ayudan a la coagulación de la sangre.

Pérdida de peso y apetito: Algunas personas con LLA pueden perder su apetito, lo que a menudo conduce a la pérdida de peso.

Dolor óseo o articular: Las células de LLA pueden acumularse en las articulaciones o huesos, causando dolor.

Inflamación de los ganglios linfáticos, el hígado y/o el bazo: Las células de LLA pueden acumularse en estos órganos, causando hinchazón.

Si se experimenta alguno de estos síntomas, es importante buscar atención médica inmediatamente. 

Sin embargo, estos síntomas pueden ser causados por condiciones distintas a la LLA, por lo que es crucial obtener un diagnóstico preciso.

Diagnóstico de la Leucemia Linfoblástica Aguda

El diagnóstico de la LLA comienza con un examen físico y una historia médica completa. 

Si el médico sospecha de LLA, se realizarán pruebas adicionales. 

Algunas de las pruebas y procedimientos empleados para diagnosticar la LLA incluyen:

Exámenes de sangre: Los análisis de sangre pueden revelar un número anormal de células sanguíneas, lo cual puede ser un indicador de LLA.

Biopsia de médula ósea: Este procedimiento implica la extracción de una muestra de médula ósea, generalmente del hueso de la cadera, que luego se examina para detectar células de leucemia.

Pruebas de citogenética: Estas pruebas examinan los cromosomas de las células de leucemia para identificar cualquier cambio genético que pueda afectar el pronóstico y el tratamiento.

El diagnóstico correcto es esencial para desarrollar un plan de tratamiento efectivo. 

Una vez que se ha confirmado el diagnóstico de LLA, el equipo médico trabajará para determinar el estadio de la enfermedad, lo cual es un factor importante en la elección del tratamiento más adecuado.

Tratamiento de la Leucemia Linfoblástica Aguda

El tratamiento de la LLA se orienta a destruir las células cancerosas y permitir que la médula ósea produzca células sanguíneas sanas de nuevo. 

Los planes de tratamiento se personalizan para cada paciente, teniendo en cuenta factores como la edad, la salud general y el tipo de LLA.

Quimioterapia

La quimioterapia es la principal forma de tratamiento para la LLA. 

Los medicamentos de quimioterapia pueden administrarse por vía oral, inyectarse en una vena o músculo, o inyectarse directamente en el líquido cefalorraquídeo.

Este tratamiento utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas en el cuerpo. 

En la LLA, la quimioterapia generalmente se administra en fases.

Trasplante de médula ósea

El trasplante de médula ósea, puede ser una opción de tratamiento para aquellos con ciertos tipos de LLA o para aquellos cuya enfermedad ha reaparecido. 

En este procedimiento, se utilizan altas dosis de quimioterapia o radioterapia para destruir las células de la médula ósea, seguido de la infusión de células madre sanas para reemplazar las destruidas. 

Las células madre pueden ser del propio paciente (trasplante autólogo) o de un donante (trasplante alogénico).

Inmunoterapia

La inmunoterapia es un tipo de tratamiento que utiliza el sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer.

En la LLA, uno de los tratamientos de inmunoterapia más prometedores es la terapia de células T con receptor de antígeno quimérico (CAR-T). 

En este tratamiento, se recogen células T (un tipo de célula inmunitaria) del paciente, se modifican en el laboratorio para que puedan reconocer y atacar las células de leucemia, y luego se infunden de nuevo en el paciente.

Cada uno de estos tratamientos tiene beneficios potenciales, pero también pueden tener efectos secundarios significativos. 

Es importante tener una discusión detallada con el equipo de atención médica para entender completamente los riesgos y beneficios de cada opción.

Pronóstico de la enfermedad

El pronóstico para la Leucemia Linfoblástica Aguda puede variar dependiendo de una variedad de factores, incluyendo la edad del paciente. 

En general, los niños tienden a tener mejores tasas de supervivencia que los adultos. 

Sin embargo, los avances en los tratamientos han mejorado significativamente las tasas de supervivencia para todas las edades en las últimas décadas.

Preguntas frecuentes

¿La leucemia linfoblástica aguda es hereditaria?

La mayoría de los casos de LLA no son hereditarios. Sin embargo, algunos trastornos genéticos, como el síndrome de Down, pueden aumentar el riesgo de desarrollar LLA.

¿Puede prevenirse la leucemia linfoblástica aguda?

No hay una forma segura de prevenir la LLA ya que la mayoría de las causas de la enfermedad son desconocidas y no están bajo el control del individuo. Sin embargo, evitar la exposición a altos niveles de radiación y a químicos cancerígenos puede reducir el riesgo.

¿Es contagiosa la Leucemia Linfoblástica Aguda?

No, la Leucemia Linfoblástica Aguda (LLA) no es contagiosa. No se puede transmitir de una persona a otra a través del contacto físico, la respiración, el intercambio de fluidos corporales, ni a través del medio ambiente.

Conclusión

Aunque la leucemia linfoblástica aguda es una enfermedad grave, los avances en la investigación médica han llevado a mejoras significativas en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. 

Ante la presencia de síntomas, es importante buscar atención médica para obtener un diagnóstico.

Oncosalud
Oncosalud

Entidad oncológica especializada en prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Etiquetas:

¡Únete a nuestra comunidad de cuidado y prevención contra el Cáncer!
Suscríbete a nuestro blog para recibir información actualizada y tips de salud.

No te pierdas las últimas noticias sobre el mundo de la salud. Tips, guías, videos y más

El mejor plan es proteger a tu familia del cáncer

Tenemos 30 años de experiencia en prevenir y combatir el cáncer. Promovemos un estilo de vida saludable y te orientamos de la mano de médicos especialistas en oncología. Somos especialistas en cáncer.

Conoce más
foto-demo