Te ayudamos a prevenir, identificar y luchar contra el cáncer. Afíliate hoy y adquiere la protección que necesitas.

Conoce más
0 %   l e í d o

07/10/2021 - Léelo en 3 min.

Hormonoterapia: Qué es la Terapia Hormonal para el Cáncer

Oncosalud
Entidad oncológica especializada en prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Index de contenidos:

Algunos tipos de cáncer dependen de hormonas para su crecimiento y expansión por los tejidos. La hormonoterapia surge como un tipo de tratamiento utilizado para combatir esos tipos de cáncer. 

El sistema endocrino del cuerpo humano produce sustancias que se encargan de controlar determinadas funciones dentro del organismo por medio de glándulas.

Estas sustancias son llamadas hormonas.

Dichas hormonas se encargan de regular múltiples funciones, como el crecimiento y desarrollo de tejidos, función sexual, estado de ánimo, metabolismo, entre otras.

Cuando el cáncer se desarrolla a partir de glándulas o algunos tejidos que responden a hormonas, es posible que éstas colaboren en su desarrollo. 

Es así como nace la hormonoterapia como tratamiento para el cáncer.

¿Qué es la terapia hormonal y quiénes se benefician de ella?

La terapia hormonal o endocrina es un tratamiento para el cáncer. 

Este tratamiento está orientado a ralentizar o revertir el proceso de crecimiento del cáncer mediante el uso de hormonas las cuales pueden ser administradas por vía oral o parenteral. 

A su vez, esta terapia puede incluir cirugías de remoción de órganos productores de hormonas, como en el caso de los ovarios o testículos.

Este tipo de terapias no son efectivas en todos los tipos de cánceres sino únicamente aquellos que responden a hormonas. 

Por este motivo, es mayormente utilizada en cánceres de próstata y de seno. En estos casos, las células malignas generalmente poseen receptores donde se adhieren las respectivas hormonas.

¿Cuál es el objetivo de la hormonoterapia para el cáncer?

El objetivo que persigue la terapia hormonal va a depender de cada caso, el tipo de cáncer y si se ha diseminado hacia otros tejidos. 

En algunas ocasiones, puede aplicarse con el objetivo de prevenir que el cáncer vuelva después de la remisión. 

Sin embargo, también se puede aplicar para retardar o detener el crecimiento del mismo.

Este tipo de tratamiento puede interferir con el funcionamiento de las hormonas en el cuerpo. 

Los objetivos principales que se pueden buscar mediante este tratamiento pueden ser:

  • Evitar que el cuerpo produzca la hormona
  • Bloquear los receptores de las células cancerosas, evitando que se unan a las hormonas
  • Cambiar la forma en la que interactúa el cuerpo con la hormona

¿Cómo se emplea la hormonoterapia?

Existen tres formas básicas en las que se emplea la terapia hormonal:

  • Después de otros tratamientos para el cáncer y una vez que el paciente se encuentra en remisión. En estos casos se utiliza para reducir el riesgo del paciente de volver a desarrollar el cáncer y se denomina terapia adyuvante.
  • Antes de otros tratamientos como radioterapia o cirugía.  Esta ayuda a reducir el tamaño del tumor y mejora el pronóstico del tratamiento. Esto se denomina terapia neoadyuvante.
  • En conjunto con los demás tratamientos para el cáncer. También se denomina terapia neoadyuvante.

En conclusión, este tipo de terapias han resultado efectivas durante el tratamiento de aquellos cánceres que responden a estímulos hormonales. 

Así como también, son una opción de tratamiento para aquellos pacientes que no pueden ser tratados con cirugía convencional o radioterapia por su estado de salud.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la hormonoterapia?

Aunque la terapia hormonal puede ser un tratamiento eficaz contra el cáncer, también puede provocar una serie de efectos secundarios. 

Entre ellos se encuentran los sofocos, los sudores nocturnos, el aumento de peso, la fatiga y el dolor articular. 

En algunos casos, la terapia hormonal también puede provocar cambios de humor y de deseo sexual. 

Además, la terapia hormonal puede interferir en la producción natural de estrógenos del organismo, lo que puede provocar osteoporosis. 

Estos efectos secundarios pueden ser leves o graves, y pueden resolverse por sí solos o requerir tratamiento médico. 

Por ello, es importante que los pacientes hablen con su médico de los efectos secundarios y beneficios de la terapia hormonal antes de iniciar el tratamiento.


Etiquetas:

Obtén de forma actualizada todos nuestros artículos, podcasts, transmisiones en vivo y videos

Artículos relacionados

¡Te ayudamos! star