¡Protégete y ahorra! Afíliate hoy y obtén 40% dscto en nuestros programas destacados 👉
Afíliate aquí

Nutrición

Salud familiar

Bienestar infantil

Fitness

Salud mental

Ver todos ¡Afíliate aquí!
×

Recibe información valiosa para tu salud

Obtén los mejores consejos y tips para prevenir el cáncer y llevar una vida sana

Hiperhidrosis: Qué Debes Saber de la Sudoración Excesiva

Hiperhidrosis: Qué Debes Saber de la Sudoración Excesiva

Lectura de 4 minuto(s)

La sudoración es un proceso natural que ayuda a regular la temperatura corporal. Sin embargo, en algunas personas, la sudoración va más allá de lo normal y se vuelve excesiva hasta el punto de causar incomodidad y vergüenza. Esta afección se conoce como hiperhidrosis y afecta a millones de personas en todo el mundo. Este artículo tiene como objetivo proporcionar una visión completa de qué es la hiperhidrosis.

Cuando la función normal de sudoración se descontrola, puede dar lugar a situaciones incómodas.

Qué es la hiperhidrosis

La hiperhidrosis es una condición caracterizada por una sudoración intensa, que va más allá de lo necesario para regular la temperatura corporal. 

Esta sudoración puede ocurrir en distintas partes del cuerpo, incluyendo las manos, los pies, las axilas, y la cara. 

A diferencia de la sudoración normal, que suele ser una respuesta al calor o al ejercicio, la hiperhidrosis puede presentarse sin ninguna razón aparente y puede ser lo suficientemente severa como para interferir con las actividades diarias.

Tipos y causas de hiperhidrosis

Tipos de hiperhidrosis

Existen dos tipos principales de hiperhidrosis: 

Hiperhidrosis primaria: La hiperhidrosis primaria, también conocida como hiperhidrosis focal, es la forma más común. Afecta áreas específicas del cuerpo y suele comenzar en la infancia o adolescencia.

Hiperhidrosis secundaria: Es menos común y puede afectar a todo el cuerpo. Suele comenzar en la edad adulta.

Causas comunes

Factores genéticos: La predisposición genética juega un papel importante en la hiperhidrosis primaria.

Condiciones médicas: Enfermedades como la diabetes, menopausia, hipertiroidismo, y algunas infecciones pueden provocar hiperhidrosis secundaria.

Medicamentos: Algunos fármacos, especialmente los utilizados para tratar la depresión y la presión arterial alta, pueden causar sudoración excesiva.

Síntomas y diagnóstico de la hiperhidrosis

Síntomas comunes

  • Sudoración excesiva en manos, pies, axilas o cara, que llega a interferir con las actividades diarias.
  • Piel húmeda y pegajosa
  • Infecciones de piel debido a la humedad constante.

Diagnóstico

El diagnóstico de la hiperhidrosis generalmente implica una evaluación clínica y, en algunos casos, pruebas específicas como el test de yodo-almidón, que ayuda a visualizar las áreas afectadas.

El médico puede realizar pruebas adicionales para descartar que alguna enfermedad sea la causa del exceso de sudoración.

Tratamiento de la hiperhidrosis

Manejar la hiperhidrosis eficazmente requiere un enfoque multifacético que puede incluir tratamientos médicos y cambios en el estilo de vida de los pacientes.

Tratamientos médicos

Antitranspirantes de prescripción: Contienen cloruro de aluminio en concentraciones más altas que los antitranspirantes comunes, bloqueando eficazmente los conductos sudoríparos.

Medicamentos orales: Los fármacos anticolinérgicos pueden reducir la sudoración en todo el cuerpo, pero deben usarse con precaución debido a sus posibles efectos secundarios como sequedad de boca y visión borrosa.

Toxina botulínica (Botox): Esta terapia, conocida por su uso en tratamientos estéticos, también es efectiva para bloquear los nervios que estimulan las glándulas sudoríparas, especialmente en las axilas.

Iontoforesis: Un tratamiento en el que se utiliza una corriente eléctrica suave a través del agua para bloquear temporalmente las glándulas sudoríparas, especialmente útil para las manos y los pies.

Tratamientos láser: Pueden ser utilizados para destruir las glándulas sudoríparas en áreas específicas, reduciendo la transpiración.

Cirugía: La simpatectomía torácica endoscópica, que implica cortar los nervios que controlan la sudoración en áreas específicas, se reserva para casos severos.

Estrategias de manejo

Ropa adecuada: Optar por tejidos naturales y transpirables como el algodón y evitar colores que hagan más visible la sudoración.

Higiene personal: Mantener una higiene meticulosa puede ayudar a controlar la sudoración y minimizar el olor.

Técnicas de relajación: Dado que el estrés y la ansiedad pueden empeorar la hiperhidrosis, prácticas como la meditación, yoga o técnicas de respiración pueden ser beneficiosas.

Dietas y alimentos: Evitar comidas picantes y bebidas calientes que pueden desencadenar la sudoración.

Impacto psicológico de la hiperhidrosis

La hiperhidrosis puede tener un impacto significativo en la autoestima y la vida social de los afectados. 

Es importante buscar apoyo psicológico si te sientes abrumado por esta condición. Grupos de apoyo y terapia pueden ser de gran ayuda.

Consideraciones finales

La hiperhidrosis es una condición que puede afectar la calidad de vida de las personas que la padecen, pero con el tratamiento y manejo adecuados, es posible llevar una vida normal y activa. 

Si sospechas que padeces de hiperhidrosis, consulta a un médico para obtener un diagnóstico correcto y discutir las opciones de tratamiento. 

Preguntas frecuentes sobre la hiperhidrosis

¿Existen factores dietéticos que puedan influir en la hiperhidrosis?

Ciertos alimentos y bebidas pueden exacerbar la sudoración. Las comidas picantes, la cafeína y el alcohol son conocidos por estimular la sudoración en algunas personas. Mantener una dieta equilibrada y observar cómo reacciona el cuerpo a diferentes alimentos puede ser útil.

¿La hiperhidrosis aumenta el riesgo de infecciones de la piel?

La humedad constante causada por la sudoración excesiva puede crear un ambiente propicio para el crecimiento bacteriano y fúngico, aumentando potencialmente el riesgo de infecciones de la piel. Una buena higiene y el uso de productos adecuados pueden ayudar a reducir este riesgo.

¿La hiperhidrosis afecta solo a las axilas?

La hiperhidrosis puede afectar varias partes del cuerpo como las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas y a veces la cara.

Oncosalud
Oncosalud

Entidad oncológica especializada en prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Etiquetas:

¿Quieres más información? Suscríbete y recibe novedades

Revisa estos artículos recomendados

No te pierdas las últimas noticias sobre el mundo de la salud. Tips, guías, videos y más

¡Protege a tu familia hoy mismo!

Más de 35 años cuidando tu salud.

Descubre cómo podemos ayudarte a mantener un estilo de vida saludable con el respaldo de nuestros expertos.

Conoce más
foto-demo