¡La prevención salva vidas! Afíliate hoy y adquiere la protección que necesitas
Afíliate aquí
Cáncer de Faringe: Causas, Síntomas y Tratamiento

Cáncer de Faringe: Causas, Síntomas y Tratamiento

Lectura de 4 minuto(s)

El cáncer de faringe es uno de los tipos de cáncer de garganta más frecuente. Su desarrollo puede involucrar toda la extensión de la faringe, la cuál se divide en nasofaringe, orofaringe e hipofaringe.

La faringe es un tubo muscular que va desde atrás de la nariz hasta la tráquea o el esófago. 

Este tubo se encuentra recubierto por una membrana mucosa y es el encargado de transportar el aire hacia la tráquea y los alimentos hacia el esófago.

Dependiendo de dónde se origina el proceso de malignidad, el cáncer faríngeo toma diferentes denominaciones: 

  • Nasofaríngeo: cuando se da a partir de la parte superior de la faringe que se encuentra detrás de la nariz.
  • Orofaringeo: cuando se origina justo detrás de la cavidad bucal. 
  • Hipofaríngeo: cuando se desarrolla a partir de la parte inferior de la garganta. 

Causas del cáncer de faringe

Las causas exactas del cáncer de faringe son desconocidas. Sin embargo, como todos los cánceres, se sabe que se desarrollan a partir de mutaciones en las células.

Estás mutaciones interfieren con el ciclo de vida normal de las mismas, afectando los procesos de reproducción y muerte celulares.

Algunas de estas mutaciones tienen orígenes genéticos, aleatorios e incluso pueden generarse a partir del contacto con sustancias mutagénicas, como lo son el alcohol y el tabaco.

A pesar de que no existe una causa determinante para su desarrollo, existen algunos factores de riesgo que pueden predisponer a una persona a desarrollarlo, como lo son:

  • Consumo de tabaco en cualquiera de sus presentaciones, incluyendo las que no involucran fumar.
  • Alto consumo de alcohol.
  • Infecciones de transmisión sexual, específicamente de VPH.

Principales síntomas 

La sintomatología del cáncer de faringe se encuentra directamente relacionada con la localización y tamaño del tumor que se encuentre afectando la faringe. 

Debido a esto, es posible que la persona manifieste síntomas del sistema respiratorio cuando el cáncer afecta la nasofaringe. 

Por el contrario, en los casos donde afecta la hipofaringe, se suelen observar síntomas que involucran las cuerdas vocales.

Los síntomas más frecuentes del cáncer de faringe incluyen:

  • Obstrucciones nasales
  • Taponamiento de oídos
  • Dolor o molestias al tragar
  • Dolor de garganta persistente
  • Pérdida de peso 
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Alteraciones en el sonido de la voz
  • Disfonía
  • Tos persistente
  • Úlceras que no sanan en la orofaringe

De igual forma, es posible que en etapas iniciales no se presenten síntomas o que sean confundidos con otras enfermedades. 

Es por esto que es muy importante estar atentos a la trayectoria de los síntomas y acudir al médico para un chequeo.

Alternativas de tratamiento

Las alternativas de tratamiento van a depender del estadio de la enfermedad y tipo de tumor. 

El objetivo principal usualmente es extirpar por completo los tumores y evitar que se disemine la enfermedad.

Sin embargo, no en todos los casos esto es posible. 

Actualmente los principales tratamientos son:

  • Radioterapia: se utilizan rayos X de alta potencia para atacar las células cancerígenas. Este tratamiento se utiliza por sí solo para reducir el tamaño de los tumores antes de cirugía o como terapia en conjunto con la quimioterapia.
  • Quimioterapia: se utiliza para tratar de reducir o eliminar los tumores en aquellos casos donde la cirugía no sea una opción.
  • Cirugía: se busca extirpar todo el tejido afectado. Está opción generalmente es la ideal cuando existen tumores pequeños y bien delimitados.

Cómo diagnosticar el cáncer de faringe

Para diagnosticar el cáncer de faringe, el médico especialista podrá realizar diferentes pruebas.

Entre ellas están:

El examen físico. A través de una exploración física y una evaluación inicial, el médico revisará en diferentes partes del cuello, nariz, boca, lengua y garganta buscando anomalías. Se apoyará en análisis de sangre y orina con el fin de obtener mayor información.

Laringoscopia. Para esta prueba el médico puede utilizar dos instrumentos. En la indirecta se utiliza un espejo que se introduce en la garganta al mismo tiempo que se ilumina el área a explorar. En la prueba directa se utiliza un endoscopio flexible que permite una mejor exploración y visualización de la garganta.

Biopsia. Durante la laringoscopía, si el médico lo considera, se puede realizar una biopsia tomando una pequeña muestra de tejido para su posterior análisis. 

Hay otras pruebas que el médico especialista pudiera recomendar con el fin de buscar el mejor tratamiento y conocer en qué etapa está la enfermedad.

Entre estas están el análisis de muestra tumoral, la tomografía computarizada, la tomografía por emisión de positrones, la resonancia magnética, la ecografía y la radiografía entre otras.

Etiquetas:

Obtén de forma actualizada todos nuestros artículos, podcasts, transmisiones en vivo y videos

Revisa estos árticulos recomendados

No te pierdas las últimas noticias sobre el mundo de la salud. Tips, guías, videos y más

El mejor plan es proteger a tu familia del cáncer

Tenemos 30 años de experiencia en prevenir y combatir el cáncer. Promovemos un estilo de vida saludable y te orientamos de la mano de médicos especialistas en oncología. Somos especialistas en cáncer.

Conoce más
foto-demo
¡Te ayudamos! star