¡La prevención salva vidas! Afíliate hoy y adquiere la protección que necesitas
Afíliate aquí
Bultos en la Axila: Causas, Síntomas y Tratamiento

Bultos en la Axila: Causas, Síntomas y Tratamiento

Lectura de 3 minuto(s)

Los bultos en la axila son sorprendentemente comunes y pueden tener diversas causas. Aunque la mayoría son benignos e inofensivos, es importante saber cómo identificarlos y tratarlos si es necesario. En este artículo, trataremos las causas, los síntomas y las opciones de tratamiento de los bultos en las axilas. Sigue leyendo para saber más.

¿Qué hacer cuando notas un bulto en la axila? 

La mayoría de las personas entran inmediatamente en pánico y piensan lo peor. 

Muchos bultos son inofensivos y no requieren tratamiento, sin embargo, sigue siendo importante que un médico los revise para descartar cualquier causa grave.

Qué son los bultos en las axilas y qué los causa

Los bultos en las axilas pueden tener muchas causas, desde benignas hasta graves. 

Algunas de las causas más comunes de los bultos en las axilas son los quistes, los lipomas y la hidradenitis supurativa,

Las infecciones y las reacciones alérgicas también pueden causar bultos en las axilas.

En algunos casos, los bultos en las axilas pueden ser un signo de enfermedades más graves, como el cáncer de mama, la leucemia o el linfoma. 

Si te preocupa un bulto en la axila, lo mejor es que consultes a un médico para que te evalúe.

Cuáles son los síntomas de los bultos en las axilas y cómo puedes saber si tienes uno

Los bultos en las axilas suelen ser indoloros, pero pueden volverse sensibles y dolorosos. 

A veces pueden causar dolor cuando mueves el brazo o lo estiras.

Su tamaño varía desde pequeñas protuberancias hasta bultos grandes y visibles. 

¿Cómo puedes saber si tienes un bulto en la axila?

Puedes saber si tienes un bulto en la axila inspeccionandolas para detectar cualquier anormalidad, como por ejemplo:

  • Un bulto en la axila que sea blando y se mueva fácilmente bajo la piel
  • Un bulto duro que parece estar incrustado en la piel
  • Un bulto que se eleva por encima de la superficie de la piel

En algunos casos, los bultos en las axilas pueden ser un signo de problemas más graves, como el cáncer. 

Sin embargo, es importante recordar que no todos los bultos son motivo de preocupación. 

Muchas enfermedades benignas (no cancerosas) también pueden causar bultos en las axilas. 

Cómo diagnosticar los bultos en la axila

Hay varias formas de diagnosticarlos. 

Una de ellas es simplemente palpar la zona en busca de bultos o zonas duras. 

Otra forma es mirarse en el espejo e inspeccionar visualmente la zona para detectar cualquier cambio. 

Si notas algún bulto, debes acudir al médico para que evalúe los bultos. 

Tu médico probablemente te hará un examen físico y puede pedir pruebas adicionales, como una mamografía o una ecografía, para determinar si el bulto es benigno o maligno. 

El tratamiento de los bultos en las axilas dependerá de la causa subyacente, pero puede incluir desde antibióticos hasta cirugía, radioterapia o quimioterapia.

Cuál es el tratamiento para los bultos en las axilas

Este tipo de bultos pueden tener muchas causas, desde afecciones benignas, como quistes o reacciones alérgicas, hasta afecciones más graves como el linfoma. 

El tratamiento dependerá de la causa subyacente del bulto. 

Los lipomas suelen no requerir tratamiento, aunque es el médico quien lo determina. 

Los bultos causados por infecciones pueden tratarse con antibióticos, mientras que las afecciones más graves, como el linfoma, requieren tratamiento especializado que puede incluir cirugía, quimioterapia y radioterapia.

Si te preocupa un bulto en la axila, siempre es mejor que acudas a un médico para que te haga un diagnóstico. 

Él podrá recomendar el tratamiento más adecuado.

Cuándo consultar a un médico por un bulto en las axilas

Cuando se trata de bultos en las axilas, es importante recordar que no todos los bultos son motivo de preocupación y, en la mayoría de los casos, desaparecen por sí solos. 

Sin embargo, siempre es mejor que un médico revise cualquier bulto nuevo, para obtener un diagnóstico profesional y estar seguros. 

Si tienes un bulto en la axila que va acompañado de otros síntomas, como dolor, fiebre, hinchazón o enrojecimiento, es importante que acudas al médico lo antes posible.

Con un tratamiento rápido, la mayoría de los bultos en las axilas pueden resolverse rápidamente y sin complicaciones.

Etiquetas:

Obtén de forma actualizada todos nuestros artículos, podcasts, transmisiones en vivo y videos

Revisa estos árticulos recomendados

No te pierdas las últimas noticias sobre el mundo de la salud. Tips, guías, videos y más

El mejor plan es proteger a tu familia del cáncer

Tenemos 30 años de experiencia en prevenir y combatir el cáncer. Promovemos un estilo de vida saludable y te orientamos de la mano de médicos especialistas en oncología. Somos especialistas en cáncer.

Conoce más
foto-demo
¡Te ayudamos! star