¡La prevención salva vidas! Afíliate hoy y adquiere la protección que necesitas
Afíliate aquí
Alimentos Prohibidos para el Cáncer: Cuáles Son

Alimentos Prohibidos para el Cáncer: Cuáles Son

Lectura de 4 minuto(s)

Ante un diagnóstico de cáncer, muchas personas se preguntan cuál es la alimentación que deben seguir, y si hay alimentos prohibidos para el cáncer. 

El cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo, y su incidencia va en aumento. 

Los alimentos que consumes tienen un gran impacto en la salud. 

Una dieta rica en frutas y verduras frescas aporta vitaminas y minerales esenciales que pueden ayudar a prevenir muchas enfermedades crónicas

Mientras que otros alimentos, aunque no están prohibidos, conviene reducir o limitar su consumo.

El cáncer y los diferentes tipos

El cáncer es una enfermedad grave que afecta a millones de personas en todo el mundo. 

Se refiere a cualquier tipo de crecimiento celular anormal que se produce en un organismo, y puede adoptar muchas formas. 

El tipo de cáncer más común es el carcinoma, que se desarrolla a partir del tejido epitelial y representa casi el 80% de todos los casos detectados. 

El sarcoma es otra forma importante de cáncer, que surge de los tejidos conectivos y los huesos. 

El cáncer de mama y de próstata tienen también una elevada incidencia.

Otros tipos son el linfoma, que se origina en el sistema inmunitario o la leucemia, causada por glóbulos blancos malignos.

También los cánceres de tiroides y páncreas, que se encuentran en estas glándulas respectivamente. 

El cáncer puede ser peligroso si no se trata, por lo que conocer los diferentes tipos debería inspirar a las personas en riesgo a hacerse revisiones periódicas y buscar consejo médico profesional cuando sea necesario.  

Aunque algunos tipos de cáncer no pueden prevenirse del todo, la detección precoz permite opciones de tratamiento más exitosas, ofreciendo mayores posibilidades de supervivencia y recuperación.  

Hacer incluso un pequeño esfuerzo de prevención puede ayudar mucho a proteger la salud contra el cáncer.  

Cuidarse hoy no sólo ayuda a llevar una vida más sana mañana, sino que también da esperanzas de una cura a largo plazo contra esta enfermedad. 

La relación entre la dieta y el cáncer

La dieta se ha relacionado desde hace tiempo con la salud. 

Se ha descubierto que ciertos alimentos pueden reducir el riesgo de padecer enfermedades. 

Por ejemplo, los estudios han demostrado que las personas que consumen dietas ricas en frutas y verduras tienen un menor riesgo de cáncer. 

Se cree que los antioxidantes, la fibra y las vitaminas de las frutas y verduras ayudan a prevenir el daño celular.

Adoptar una dieta saludable, rica en fibra, grasas poliinsaturadas y antioxidantes, puede ayudar a proteger nuestro cuerpo del daño oxidativo causado por los radicales libres, que pueden provocar la formación de células cancerosas. 

El consumo de pescado azul, como el salmón o el atún, proporciona ácidos grasos esenciales conocidos por su actividad anticancerígena. 

Además, hay pruebas de que reducir las carnes procesadas o las bebidas azucaradas contribuye a disminuir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer. 

En definitiva, realizar sencillos cambios en la dieta y seguir las pautas nutricionales recomendadas por un especialista puede suponer un gran avance a la hora de reducir el riesgo general de desarrollar cáncer.

Tomar medidas ahora para mejorar su dieta puede tener un gran impacto en los resultados de su salud en el futuro.

¿Hay alimentos prohibidos para el cáncer?

Entre los alimentos que deben evitarse o reducirse su ingesta, sin hablar de una prohibición absoluta, están los que contienen grandes cantidades de grasas saturadas, las carnes procesadas y el alcohol. 

Las grasas saturadas suelen ser de origen animal y se encuentran en los productos lácteos y las carnes grasas. 

Por otro lado, las carnes procesadas se refieren a aquellas que han sido tratadas industrialmente, como los embutidos, jamones, entre otros. 

En cuanto al alcohol, no se recomienda su consumo en ninguno de sus tipos. 

Estos alimentos tienen en común que su consumo habitual se relaciona con un aumento del riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer y de enfermedades cardiovasculares. 

Por ello, es recomendable minimizar su ingesta o eliminarlos por completo de la dieta. 

Consejos sobre cómo evitar estos alimentos o limitar su consumo

Los alimentos con alto contenido en grasa, sal y azúcar pueden suponer un gran riesgo para la salud si se consumen con demasiada frecuencia. 

Sin embargo, a veces puede ser difícil evitar estos alimentos debido a su amplia disponibilidad y popularidad. 

Afortunadamente, existen estrategias para limitar el consumo de estos alimentos y crear hábitos más saludables. 

Por ejemplo, empieza por sustituir los desayunos o meriendas poco saludables por opciones más sanas, como frutas y verduras.

Ten a mano una mezcla de frutos secos o un yogur bajo en grasas. 

Asimismo, optar por proteínas magras como el pollo o el pescado y evitar los alimentos fritos es otra forma de reducir el consumo de alimentos poco saludables.

Además, planificar las comidas con antelación y cocinar en casa más a menudo puede ayudar a garantizar el acceso a ingredientes nutritivos. 

Al centrarte en los beneficios de comer mejor y preparar tu propia comida en lugar de depender de la comida para llevar o los productos procesados, puedes mejorar gradualmente tu dieta con el tiempo. 

En resumen, comprender los beneficios de una alimentación saludable y aplicar sencillos pasos para introducirla en tu estilo de vida puede ser un gran primer paso para adoptar hábitos más saludables en torno a la comida.

Pautas generales sobre hábitos alimenticios durante el tratamiento del cáncer

Comer bien es especialmente importante cuando una persona está en tratamiento contra el cáncer. 

Sin embargo, a las personas diagnosticadas de cáncer les puede resultar difícil mantener sus hábitos alimentarios habituales. 

Afortunadamente, existen algunas pautas generales que pueden ayudar a garantizar que sigan recibiendo los nutrientes y vitaminas recomendados mientras se enfrentan a esta difícil situación. 

En primer lugar, es esencial mantener una dieta equilibrada compuesta por carbohidratos integrales, proteínas magras como el pescado y las aves de corral, y grasas saludables como el aceite de oliva. 

En segundo lugar, incorporar a esta dieta muchas frutas y verduras, ya que ayuda a aumentar la ingesta de vitaminas y minerales. 

En tercer lugar, la hidratación también es clave; procurar tomar al menos 8 vasos de agua o bebidas bajas en calorías cada día para mantenerse hidratado durante los tratamientos. 

Por último, intentar hacer varias comidas pequeñas a lo largo del día en lugar de tres más grandes: esto aliviará las náuseas causadas por la quimioterapia u otros tratamientos y dará energía al cuerpo para combatir la fatiga. 

Siguiendo estas recomendaciones sobre los hábitos alimentarios durante el tratamiento del cáncer, una persona puede equilibrar sus necesidades de nutrición junto con el tratamiento médico.

Es importante siempre consultar con el oncólogo o el nutricionista quien es el indicado para recomendar la dieta más idónea.

Etiquetas:

Obtén de forma actualizada todos nuestros artículos, podcasts, transmisiones en vivo y videos

Revisa estos árticulos recomendados

No te pierdas las últimas noticias sobre el mundo de la salud. Tips, guías, videos y más

El mejor plan es proteger a tu familia del cáncer

Tenemos 30 años de experiencia en prevenir y combatir el cáncer. Promovemos un estilo de vida saludable y te orientamos de la mano de médicos especialistas en oncología. Somos especialistas en cáncer.

Conoce más
foto-demo
¡Te ayudamos! star