Tu lucha, mi lucha

Te acompañamos en cada momento de tu vida y te ayudamos a cuidar tu salud.

Categoría | Salud / Cuidado personal, Prevención, No hay mujer sin coraje Jueves 20 Octubre 2016

¿Puede tu estilo de vida reducir el riesgo de tener cáncer de mama?

Según investigaciones realizadas por The American Institute for Cancer Research (AICR), una de cada ocho mujeres en el mundo desarrollan cáncer de mama; por esta razón, al finalizar la etapa del desarrollo a los 20 años, es recomendable realizarnos chequeos preventivos anuales, hacernos un autoexamen o acudir a un ginecólogo.

Es sabido que un estilo de vida saludable podría ayudarte a prevenir el cáncer de mama, pero aquí te explicaremos cómo es que cada cambio reducirá tu riesgo de padecer de esta enfermedad.

 

 

  1. Dejar el tabaquismo y el alcohol

 

Según la Sociedad Americana del Cáncer, el mal hábito del consumo de tabaco aumenta el riesgo de padecer de cáncer de mama en un 30%, mientras que el dejar el tabaquismo reduce el riesgo con los años.

Por otro lado, la relación entre la cantidad de alcohol que se ingiere a diario y el riesgo de padecer de esta enfermedad son directamente proporcionales. Por ejemplo, si se consume entre 2 a 5 vasos de bebida alcohólica al día, el riesgo es 1 ½ veces mayor.

tabaquismo.png

 

  1. El sobrepeso

 

El tejido adiposo, especialmente aquel ubicado en la zona de las cintura, caderas y muslos, incrementa la producción de estrógeno, especialmente tras la menopausia. La producción elevada de estrógeno está fuertemente ligada al cáncer de mama, por lo que la mejor manera de reducir el riesgo causado por este factor, es manteniendo el cuerpo activo con ejercicio y una dieta sana que nos mantenga en nuestro peso ideal.

Según un estudio realizado por la Sociedad Americana Contra el Cáncer, 1 hora y ¼ de ejercicios semanal reduce el riesgo en 18%.

 

  1. Los tratamientos hormonales y las píldoras

 

Se ha mostrado que el uso de píldoras anticonceptivas incrementa ligeramente el riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, luego de un promedio de 5 a 10 años después del uso, el riesgo desaparece.

Por otro lado, para disminuir los síntomas de la menopausia, se suelen utilizar terapias hormonales que contienen estrógeno. Esto aumenta notablemente el riesgo de cáncer de mama y el de cáncer de útero. Debes conversar bien con tu médico si estas recibiendo este tratamiento.

pildoras anticonceptivas.png

  1. La dieta baja en grasas

Diversos estudios demuestran que en los países cuya dieta es baja en grasas saturadas y poliinsaturadas, la incidencia de cáncer de mama es menor. Esto se debe, como se explicó previamente, a la relación directa de la obesidad y el cáncer de mama. Así que realizar una dieta baja en grasas junto a una rutina regular de ejercicios evitará que la grasa se acumule en estas zonas y así, disminuir los riesgos de esta enfermedad.

 

¿Qué esperas para cambiar ya tu estilo de vida? Empieza ahora con nuestra Guía: La Mejor Receta es la Prevención, donde recibirás por 4 semanas las recomendaciones más importantes sobre el cáncer de mama de la mano de nuestros especialistas.

cta-guia-de-la-mujer