Tu lucha, mi lucha

Te acompañamos en cada momento de tu vida y te ayudamos a cuidar tu salud.

Categoría | Señales de riesgo Viernes 14 Julio 2017

Conoce las etapas de los diferentes tipos de cáncer linfático

El cáncer en el tejido linfático es un mal que registra un crecimiento en el Perú. Según el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), cada año se presentan 2000 nuevos casos de este tipo de tumor y también hay un incremento anual del 4%.  Conoce un poco más sobre esta enfermedad a continuación.

El cáncer linfático puede ser divido en dos tipos: linfoma Hodgkin y linfoma no Hodgkin; este último afecta mayormente a personas encima de los 60 años de edad. Existen dos sistemas de clasificación que permitirán determinar su grado de avance, los cuales te detallaremos a continuación:

 

Linfoma Hodking

 

Uno de los casos más recordados de personas que sufrieron este tipo de cáncer linfático fue el del actor estadounidense Michael C. Hall, recordado por su papel protagónico en la serie Dexter. Él dio a conocer en el 2010 que había sido diagnosticado en una etapa prematura de este mal y, tras meses de terapia, logró superarlo.

 

Para medir el grado de diseminación de esta clase de tumor se aplica el sistema de clasificación Cotswold, que está separado en cuatro etapas identificadas con los números romanos I, II, III, y IV. Conoce más detalles de estas.

cancer-linfatico-2.jpg

Etapa I: En este grado, el cáncer aparece únicamente en una región ganglionar linfática o una sola estructura linfática (bazo, timo, etc.).

 

Etapa II: La enfermedad se encuentra en esta categoría si es que está presente en en dos o más áreas de ganglios linfáticos del mismo lado del diafragma.

 

Etapa III: Se caracteriza cuando el linfoma de Hodgkin se halla en los ganglios linfáticos a ambos lados del diafragma o cuando también se ha extendido al bazo.

 

Etapa IV: Esta fase se identifica cuando el mal se ha propagado ampliamente a uno o más órganos fuera del sistema ganglionar linfático (por ejemplo, el hígado, la médula ósea o los pulmones) con o sin compromiso de ganglios linfáticos.

 

Linfoma no Hodgkin

 

Un caso recordado fue el del ex presidente de Paraguay, Fernando Lugo, a quien le detectaron el cáncer no Hodgking, aunque su afección era curable, tras un año de tratamiento logró superar el mal. Para esta clase de cáncer linfático se aplica el sistema de clasificación Ann Arbor, el cual también posee cuatro fases.

cancer-linfatico-paciente.jpg

Etapa I: El tumor se halla solamente dentro de una región ganglionar o un órgano linfático, como el caso del timo (ubicado detrás del esternón). También puede ser considerado en esta fase si afecta un área de un órgano fuera del sistema linfático (IE).

 

Etapa II: Sucede cuando el cáncer se ubica en dos o más grupos de ganglios linfáticos en el mismo lado del diafragma (superior o inferior).

 

Etapa III: Ocurre cuando el mal está a ambos lados del diafragma, lo cual puede incluir órganos o áreas linfáticas, o cuando los ganglios comprometidos están sobre el diafragma, pero la enfermedad también ha comprometido el bazo.

 

Etapa IV: El tumor se ha propagado fuera del sistema linfático a por lo menos un órgano que no está contiguo a un ganglio afectado, incluyendo la médula ósea, el hígado, el cerebro o la médula espinal o la pleura.

 

Ten en cuenta estas consideraciones al momento de conversar con tu médico. Esto es importante para que, ante la presencia de un linfoma, esté claro el grado de extensión, y así evaluar el tratamiento más adecuado para ti. Coméntanos si conocías estas etapas de los diferentes tipos de cáncer linfático.

cta-lifemiles

¡Descárgala ahora!
¡Descargar ahora!
Cotiza