Tu lucha, mi lucha

Te acompañamos en cada momento de tu vida y te ayudamos a cuidar tu salud.

Categoría | Tipos de Cáncer, Cáncer de piel Miércoles 01 Junio 2016

Cáncer de Piel

¿Qué es el Cáncer de Piel?

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y puede llegar a medir alrededor de dos metros cuadrados en un adulto. Este órgano almacena vitamina D, grasa y agua. Es importante conocer que la piel tiene varias capas, sin embargo las más importante son la capa externa y la capa interna, la primera es conocida también como epidermis mientras que a la segunda se le denomina dermis. Este tipo de cáncer se desarrolla en los tejidos de la piel, específicamente en la epidermis y está formado por tres tipos de células: basales, melanocitos y escamosas.

El cáncer de piel abarca los tumores malignos que se originan en la piel, entre los cuales se encuentran:Melanoma maligno, Cáncer de piel no melanoma, Basalioma, Queratosis actínica, Carcinoma espinocelular.

  • Melanoma: Es un tumor cutáneo maligno, que en algunas ocasiones es pigmentado y en otras no, que se desarrolla a menudo en los melanocitos, estas son las células que le dan la pigmentación a la piel. En algunas ocasiones poco comunes se origina a raíz de células de las mucosas, la conjuntiva, la úvea o las meninges. Las células cancerosas del melanoma podrían dispersarse por el organismo por medio del sistema linfático o circulatorio y formar nuevos focos cancerosos.
  • Cáncer de piel no melanoma: A menudo no está pigmentado y por lo general suele ser del color de la piel, sin embargo también podrían aparecer formas pigmentadas. Se distinguen tres tipos de cáncer de piel no melanoma: el basalioma, la queratosis actínica y el carcinoma espinocelular.
  • Basalioma: También llamado carcinoma basocelular es un tumor cutáneo semimaligno que no produce metástasis casi nunca, sin embargo sí podría atacar los tejidos, los huesos y los cartílagos circundantes. Este tumor se desarrolla a partir de las llamadas células basales de la piel y de las raíces de los folículos pilosos. El estrato basal de la piel igualmente se denomina como capa germinativa y en él se forman por división celular los queratinocitos de la epidermis. El basalioma es la forma más común de cáncer de piel.
  • Carcinoma espinocelular: También llamado epitelioma espinocelular es un tumor cutáneo maligno que se origina en el estrato espinoso de la epidermis. A partir de los 70 años es común que aparezca en el rostro.
  • Queratosis actínica: Es una lesión precursora del carcinoma espinocelular, distinguido por la multiplicación descontrolada de los queratinocitos (células de la epidermis).

El cáncer de piel se forma en la mayoría de los casos en la parte del cuerpo expuesta al sol, de personas de avanzada edad o con un sistema inmunitario muy debilitado.

 

¿Cómo se ocasiona el Cáncer de Piel?

En La gran mayoría de los cánceres de piel la predisposición genética es la principal causa de la aparición del cáncer de piel, no obstante existen otros factores identificados que también intervienen, como por ejemplo algunos agentes químicos, las infecciones por el virus del papiloma humano, incluso inmunodepresión y la radiación ultravioleta.

Las causas más frecuentes son dependiendo del tipo de cáncer de piel, este puede tener diversas causas:

  • Melanoma: Uno de los principales factores de riesgo para la aparición del melanoma es una exposición básicamente excesiva a la radiación UV con varias quemaduras solares sobre todo mientras la etapa infantil. Las personas con cabello pelirrojo o rubio y un fototipo claro tienen un mayor riesgo de padecerlo. De igual forma al parecer el componente hereditario también desempeña un papel en su desarrollo.
  • Cáncer de piel no melanoma: La principal causa es a menudo el efecto de una radiación solar extensa sobre la piel desprotegida, así mismo también otros factores como un sistema inmune debilitado, los rayos X o el tener contacto con algunas sustancias cancerígenas podrían derivar en el desarrollo de este tipo de cáncer.
  • Basalioma: Si la piel está expuesta por un periodo de tiempo extenso a una radiación solar alta, el riesgo que se origine un basalioma va creciendo. Este tipo de tumor afecta básicamente a la piel desprotegida de la cabeza, el cuello y del rostro. Asimismo la predisposición hereditaria también incrementa la posibilidad de padecerlo. Otros factores como una inmunodeficiencia, los rayos X o el arsénico podrían favorecer el desarrollo de un carcinoma basocelular.
  • Carcinoma espinocelular: La causa principal del carcinoma espinocelular es básicamente por el efecto del sol sobre la piel por un periodo largo. Por lo general está antecedido por una queratosis actínica. Otros desencadenantes que ayudan a la aparición podrían ser, por ejemplo, heridas e inflamaciones crónicas, un sistema inmune debilitado, cicatrices o exposición a rayos X.
  • Queratosis actínica: La queratosis actínica se debe a una exposición agresiva de la piel a la luz solar. Los daños causados por la radiación desembocan en un incremento de las células de la capa superior de la piel, a consecuencia de lo cual podría surgir un carcinoma espinocelular.

 

Síntomas del Cáncer de Piel

Los síntomas del cáncer de piel suelen ser varios por lo general, como por ejemplo en el caso del melanoma y el no melanoma manifiesta una sintomatología diversa. Ambos tipos se diferencian sobre todo en cuanto a su pigmentación, así mismo también en lo que respecta al lugar de aparición, la forma y la agresividad.

  • Melanoma: Los síntomas del cáncer de piel melanoma suelen variar en los bordes, la asimetría, el color, la evolución y el diámetro permiten diferir los lunares inofensivos de los melanomas malignos. Según la alteración cutánea ha de tener bordes irregulares y una forma asimétrica, presentar una coloración diversa y crecer forma lenta tanto en altura como en horizontal para confirmar un diagnóstico de melanoma.
  • Cáncer de piel no melanoma: Dependiendo del tipo de tumor del que se trate, los síntomas a menudo van a variar.
  • Basaliom: Los síntomas del Basaliom podrían derivar en alteraciones cutáneas de crecimiento lento, a menudo visibles e indoloras que podrían aparecer en diversas formas: Forma cicatrizal, Forma ulcerosa, Forma plana y Forma nodular. Los basaliomas muestran sobre todo el color de la piel o un tono rojizo, aunque en algunas ocasiones poseen una coloración entre marrón y marrón oscuro.
  • Carcioma espinocelular: Los síntomas podrían variar en función de la región que se encuentre afectada, como por ejemplo en el rostro, manos y labios.
  • Queratosis actínica: Los primeros síntomas de una queratosis actínica son pequeñas manchas ásperas rojizas o del color de la piel, que más adelante se transforman en nódulos queratinizados rojizos o marrón-grisáceos de gran tamaño. Las zonas cutáneas dañadas por la queratosis actínica se encuentran por lo general en las zonas asiduamente expuestas a la luz solar, es decir, el rostro, la frente, la cabeza o en el dorso de la mano.

 

Tratamiento del Cáncer de Piel

El tratamiento más habitual para el cáncer de piel es la extirpación de este tipo de lesiones, que podría completarse con la cirugía dependiendo de la localización o si la mancha tiene un tamaño considerable.

  • La escisión simple: consiste en la extirpación del tumor y parte del tejido que lo rodea.
  • Criocirugía: El método a seguir es el congelar y destruir las células cancerosas mediante nitrógeno líquido.
  • Cirugía láser: Este tratamiento se emplea en carcinomas muy superficiales, sobre los que se aplicará la cirugía láser para poder vaporizar las células cancerosas.
  • Terapia Fotodinámica: Es un tratamiento que utiliza un medicamento denominado sustancia fotosensibilizadora o fotosensibilizador, y un tipo particular de luz. Cuando los fotosensibilizadores son expuestos a una longitud de onda de luz específica desarrollan una forma de oxígeno que elimina a las células cercanas.
  • Quimioterapia: El medicamento que por lo general se usa es el fluorouracilo, que usado de forma tópica llega a las células más cercanas de la superficie de la piel, por lo que se utilizará sólo en patologías premalignas. Este medicamento enrojece la zona donde se aplica y la hace mucho más sensible al sol, por lo que se aconseja que la zona esté bien protegida.
  • Radioterapia: Este tratamiento consiste en el uso de radiación para destruir las células cancerosas. El tratamiento podría durar unos minutos y no es doloroso. Se emplea en aquellos pacientes que no pueden someterse a cirugía, como por ejemplo personas de edad muy avanzada. Este tratamiento podría curar aquellos tipos de cáncer que se encuentren en estados precoces. También puede utilizarse como complemento a la cirugía.

 

¿Cómo se previene el Cáncer de Piel?

Para poder prevenir el cáncer de piel, la forma más importante que podría reducir el riesgo de padecer cáncer de piel no melanoma, es el evitar la exposición a los rayos solares y a otras fuentes de luz ultravioletas sin contar con protección a los mismos.

La manera más simple de evitar la exposición excesiva a la luz ultravioleta es mantenerse alejado del sol y a la sombra siempre que sea posible. Esto se podría aplicar no solo ha periodos veraniegos, ya que los efectos del clima, como la nubosidad o la nieve, no minimizan la incidencia de la radiación solar por completo.

Desde la etapa de la niñez es importante que esta preocupación se tenga en cuenta, ya que está demostrado que el sol podría causar grandes daños en la piel.

Algunas recomendaciones para prevenir la aparición de este tipo de cáncer son:

Es importante protegerse con ropa, por ejemplo colocarse un sombrero de ala ancha o vestir con camisa, ya que permite incrementar la protección frente a la radiación solar. A menudo, las telas de tejido apretado ofrecen también mejor protección.

Los especialistas recomiendan usar gafas de sol que tienen un mayor porcentaje de absorción de rayos ultravioletas, puesto que de esa manera se protegerá de forma adecuada los ojos y el área de piel alrededor de los mismos. Asimismo es recomendable cubrir las zonas más delicadas de la piel las cuales se encuentran expuestas a los rayos solares. La mayoría de los tumores malignos aparecen en la cara, el cuero cabelludo y el escote.

Utilizar siempre una crema de protección solar en las áreas de la piel expuestas al sol, especialmente cuando la luz es intensa. Las personas que tienen la piel clara y las que se queman con facilidad deberían aplicarse la loción anti solar con mayor frecuencia. Sin embargo muchas lociones anti solares pierden eficacia cuando la persona suda o nada y deben aplicarse de nuevo para que ofrezcan el máximo nivel de protección.

En todas las áreas visibles de la piel se debería aplicar algún tipo de protección, como por ejemplo cremas, antes de la exposición para que esta sea eficaz, sin embargo los especialistas recomiendan aplicarse protección aunque el día este cubierto de nubes ligeras o poco compactas, puesto que la luz ultravioleta podría atravesarlas.

La exposición agresiva a la luz ultravioleta podría incrementar el riesgo de producir cáncer de piel, ya que colabora al envejecimiento cutáneo. Es por esta razón que los dermatólogos no aconsejan utilizar cabinas bronceadoras.

 

afiliate programa oncologico 

¡Descárgala ahora!
¡Descargar ahora!
Cotiza