Tu lucha, mi lucha

Te acompañamos en cada momento de tu vida y te ayudamos a cuidar tu salud.

Categoría | Tipos de Cáncer, cáncer de ovario Miércoles 01 Junio 2016

Cáncer de ovario

El cáncer de ovario también conocido como cáncer ovárico, este mal se desarrolla en cualquier parte o sector de los ovarios. Los ovarios tienen una forma oval y están ubicados en la pelvis al lado derecho e izquierdo, los ovarios son glándulas reproductoras localizadas únicamente en las mujeres que fabrican los óvulos para la reproducción. Así mismo, los ovarios son la fuente primordial de las hormonas femeninas, la progesterona y el estrógeno.

Los ovarios están compuestos por tres tipos principales de células, cada una de estas puede desarrollar un tipo diferente de tumor.

  • Los tumores epiteliales: Este tipo de tumor es el más frecuente y constituye aproximadamente el 90% de los cánceres de ovario. Este tipo de tumor se inician de las células que cubren la superficie externa del ovario.
  • Los tumores de células germinales: Es tipo de tumor es poco común y se desarrolla de las células que producen los óvulos.
  • Los tumores estromales: Este tipo de tumor se desarrolla de las células del tejido estructural que sostienen el ovario y fabrican las hormonas femeninas estrógeno y progesterona.

La gran mayoría de estos tumores son benignos, es decir no cancerosos y no se propagan fuera del ovario. Los tumores pueden tratarse por medio de la extirpación quirúrgica de un ovario o parte del ovario que contiene el tumor.

Los tumores ováricos malignos (cancerosos) o quizás tumores de bajo potencial maligno, estos si se pueden propagar (hacer metástasis) a otras partes del cuerpo, y pueden llegar a causar hasta la muerte.

 

¿Cómo se ocasiona el Cáncer de Ovario?

Hasta el día de hoy no se conocen las causas exactas del cáncer de ovario, sin embargo, existen algunos factores de riesgo que aumentan la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. Es necesario saber que algunas personas presentan varios factores de riesgo pero nunca desarrollan cáncer, mientras que otras sin presentar factores de riesgo conocidos si lo hacen.

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de que una mujer desarrolle cáncer de ovario:

  • Edad: El riesgo de que una mujer pueda padecer cáncer de ovario crece conforme pasan los años. Todas las mujeres tienen riesgo de padecer cáncer de ovario, sin embargo, las mujeres mayores de 50 años son más propensas a desarrollar el mal.
  • Antecedentes familiares: Las mujeres que hayan tenido o que tengan familiares como madre, hermana o hija con cáncer de ovario, crece la probabilidad de desarrollar esta enfermedad.
  • Obesidad: Distintos estudios analizados recientemente han demostrado que existe relación entre la obesidad y el cáncer de ovario. Las mujeres que presentan obesidad tienen un 50% más de probabilidades de sufrir cáncer de ovario.
  • Cáncer de mama: El haber tenido en algún momento de sus vidas cáncer de mama hace que aumente el riesgo de padecer cáncer de ovario.
  • Antecedentes reproductivos: Las mujeres que nunca tuvieron hijos, que presentan esterilidad sin razón aparente, que tuvieron su primer hijo después de los 30 años tienen un riesgo mayor de sufrir cáncer de ovario.
  • Hormonas: Algunos estudios realizados recientemente sugieren que las mujeres que han tomado terapia de reemplazo hormonal solo con estrógenos después de la menopausia tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de ovario.
  • Alimentación: Estudios realizados a los hábitos de alimentación demuestran que el llevar una dieta con exceso en carne pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de ovario, muy por el contrario el llevar una dieta basada en vegetales y poca grasa reduce el riesgo de padecer esta enfermedad.

 cancer-de-ovario-representacion.jpg

Síntomas del Cáncer de Ovario

En el pasado, se pensaba que el cáncer de ovario no presentaba síntomas, pero estudios realizados recientemente han demostrado lo contrario, las mujeres con cáncer de ovario tienen mucho más probabilidades de manifestar los siguientes signos o síntomas, inclusive si es que el cáncer está en la etapa inicial: hinchazón o distensión del área abdominal; dolor pélvico o abdominal bajo; dificultad para comer o sensación de saciedad que aparece rápidamente; síntomas urinarios, como urgencia o frecuencia.

En un gran número de mujeres con cáncer de ovario, ocurren estos síntomas frecuentemente y se distinguen de lo que sucede a menudo en su cuerpo. Las mujeres que presenten estos síntomas casi a diario durante más de unas semanas deberían consultar con su médico o a un ginecólogo, el cual se especializa en el tratamiento de las enfermedades que puedan sufrir los órganos reproductores femeninos. La evaluación médica precoz podría ayudar a descubrir el cáncer en el estado más temprano posible de la enfermedad, cuando es mucho más fácil de tratarlo.

Las mujeres que padezcan cáncer de ovario también podrían presentar los siguientes síntomas: indigestión; fatiga; dolor de espalda; estreñimiento; irregularidades menstruales; dolor durante el coito.

No obstante, es posible que estos síntomas sean ocasionados por otra afección. Si le preocupan uno o más de los síntomas o signos de esta lista, hable con su médico de confianza. Esto es para ayudar a averiguar la causa del problema.

Debe de cerciorarse de hablar con su equipo de atención médica sobre todos los síntomas o signos que se están presentando, incluidos cualquier tipo de síntoma nuevo o de algún cambio en estos. Si se llega a detectar cáncer, el alivio de los síntomas seguirá siendo un factor muy importante de la atención y del tratamiento del cáncer. Esto también podría ser llamado como manejo de los síntomas, atención médica de apoyo o cuidados paliativos.

 

Tratamiento del Cáncer de Ovario

El cáncer de ovario o cáncer ovárico puede ser tratado de varias maneras o formas. El tratamiento dependerá del tipo de cáncer de ovario y de cuánto este se haya extendido. Los tratamientos pueden consistir desde quimioterapia, radiación y cirugía. Por lo general, el tratamiento más usado para el cáncer de ovario es una combinación de dos tratamientos, estos son el de cirugía y quimioterapia.

  • Cirugía: Este tratamiento es el principal para la gran mayoría de los cánceres de ovario. La expansión de la cirugía dependerá de su estado general de salud y de qué tanto se ha extendido su cáncer. En los casos de aquellas mujeres en edad fértil que poseen ciertos tipos de tumores y el cáncer se encuentra en una etapa inicial, podría que sea posible tratar la enfermedad sin necesidad de extirpar ambos ovarios ni el útero.
  • Quimioterapia: El tratamiento de la quimioterapia contra el cáncer de ovario consiste en una combinación de dos o más medicamentos, administrados por vía intravenosa cada tres a cuatro semanas. Esta combinación de medicamentos parece ser mucho más eficaz en el tratamiento inicial del cáncer de ovario que administrar sólo un medicamento.
  • Terapia hormonal: La terapia hormonal radica en el uso de hormonas o medicamentos que bloquean las hormonas para combatir el cáncer. Este tipo de terapia sistémica no se utiliza con frecuencia para tratar el cáncer de ovarios, sin embargo se usa con más frecuencia para tratar los tumores estromales de ovario.
  • Terapia dirigida: La terapia dirigida es un tipo nuevo de tratamiento para el cáncer que usa medicamentos u otras sustancias para reconocer y atacar las células cancerosas causando el menor daño posible a las células normales. Esta terapia ataca el funcionamiento interno de las células cancerígenas; la programación que hace que éstas sean distintas de las células sanas y normales. Existen varios tipos de terapia dirigida y cada tipo actúa de forma distinta, aunque comparten algo en común, es que todas alteran la manera en que una célula maligna crece, se divide, se repara por sí misma, o interactúa con otras células.
  • Radioterapia: La radioterapia hace uso de rayos X o partículas de alta energía para eliminar las células cancerosas. En el pasado, la radiación se usaba con mayor frecuencia para el cáncer de ovario, sin embargo en la actualidad se usa pocas veces como tratamiento principal para este cáncer. También se puede usar para tratar áreas de propagación del cáncer.

Por lo general, se emplean dos o más tipos de tratamientos diferentes.

Debe de tener calma y tomar el tiempo necesario para poder evaluar las opciones de tratamiento que dispone, si algo no queda claro, por mínimo que parezca, no dude en pedir que se lo expliquen, hasta que usted puede resolver sus dudas. Los tratamientos que usted pueda seleccionar dependerán en gran medida de la etapa de la enfermedad y también por el tipo de cáncer. Es posible que la etapa exacta no se conozca en pacientes que no se hayan sometido a cirugía como tratamiento inicial. En estos casos el tratamiento se basa en otra información que esté disponible.

Sin embargo, existen otros factores que podrían influir en la selección del mejor plan de tratamiento, se puede agregar su estado general de salud, si usted tiene algunas consideraciones personales a tomar en cuenta como haber planeado tener hijos. La edad, por sí sola, no es un factor determinante ya que existen muchos estudios los cuales han demostrado que las mujeres de mayor edad toleran muy bien los tratamientos contra el cáncer de ovario. Asegúrese de comprender todos los riesgos y efectos secundarios de las distintas terapias antes de tomar una decisión acerca del tratamiento.

 

¿Cómo se previene el Cáncer de Ovario?

El cáncer de ovario, es un tumor cancerígeno de los ovarios que lamentablemente es imposible prevenir. Las mujeres que han tenido varios embarazos o que han quedado embarazadas jóvenes, tienen un menor riesgo de enfermarse por este tipo de cáncer. Así mismo haber dado lactancia materna es un factor protector de cara al cáncer de ovario. También la toma de anticonceptivitos hormonales orales, también llamados píldora anticonceptiva, parece aminorar el riesgo de desarrollar esta patología.

Para el cáncer de ovario, no existe ningún tipo de examen rutinario previsto para su detección temprana, como sí ocurre en el caso del cáncer de cuello de útero. Es por esta razón que en caso de síntomas frecuentes como molestias en la digestión, hemorragias o en caso de pérdida de peso se aconseja acudir a un especialista para someterse a una examen.

Determinadas alteraciones genéticas o mutaciones, aumentan en gran medida el riesgo de sufrir este mal, como es el cáncer de ovario y de mama. Existe una controversia con respecto a las medidas preventivas, en caso de que se den estas mutaciones en una mujer sana: si la mujer no desea tener más hijos, la extirpación de los ovarios podría ser una alternativa para reducir el riesgo de sufrir cáncer de ovario. Cuando se encuentran antecedentes familiares se aconseja consultar con una Unidad de Consejo Genético.

 

afiliate programa oncologico

¡Descárgala ahora!
¡Descargar ahora!
Cotiza